Comenzó el juicio a la mujer que tuvo a su bebé en un baño y murió por falta de asistencia en el momento

El martes, tal como adelantó Crónica, comenzó el juicio oral y público contra Andrea Ruiz, quien fue imputada por el delito de homicidio agravado por el vínculo de su bebé, quien nació el 14 de diciembre de 2018 en un domicilio de calle 10 de Noviembre del barrio Quirno Costa. Ante la falta de asistencia al momento del alumbramiento la menor falleció y se investiga si el hecho fue intencional.

El tribunal de debate fue presidido por Raquel Tassello e integrado por Mariel Suárez (en forma presencial) y Alejandro Soñis, jueces penales; por el Ministerio Público fiscal se hicieron presentes Cecilia Codina, fiscal general y Eve Ponce, procuradora de fiscalía; en tanto que la defensa de la imputada fue ejercida por Mauro Fontéñez y Fiorela Picón, abogados particulares de los mismos.

De esta forma, se dio inicio a la jornada con la presentación del caso de las partes y además declararon seis testigos.

La primera fue una médica del Servicio de Emergencias Médicas 107 quien recordó que aquel 14 de diciembre de 2018 recibieron un llamado de la base donde solicitaban la ambulancia en un domicilio de la calle 10 de Noviembre, al 2300 del barrio Quirno Costa.

Llegaron y había un hombre que les indicaba la escalera y un baño ubicado en el primer piso. También se encontraban el chofer de la ambulancia, una enfermera y otra mujer que los recibió en el descanso de la escalera. Al llegar al baño recuerda una mujer sentada en el inodoro, llena de sangre. Ordena que suban una silla de ruedas para bajarla hasta la ambulancia.

Además manifestó que “atrás del inodoro había una bolsa con un nudo” y que la mujer “tenía sangre en las manos y en la zona abdominal”. Afirmó que la mujer estaba lúcida; y cuando le preguntó si sabía que estaba embarazada, no le contestó nada y luego si había practicado maniobras abortivas y “se tapa la cara y empieza a llorar”.

La segunda testigo fue la enfermera que también trabajaba ese día en el 107 y describió que “la paciente se encontraba pálida y sudorosa y parecía que iba a entrar en shock”.

Leer más  Capturaron a otro individuo por rebeldía en el Centro
Leer más  Una mujer fue detenida por robo a un supermercado y un hombre por violencia familiar

También recordó que fueron dos veces a dicho domicilio, la primera como lo describe la anterior testigo, la doctora de guardia. La segunda vez a buscar la bolsa con la criatura.

Describió que “le hicieron maniobras de resucitación pero no presentaba signos de vida”.

Seguidamente se escuchó la palabra del chofer de la ambulancia recordando que aquel día “reciben un llamado por un aborto en curso en la calle 10 de Noviembre”. Llegaron, subieron la paciente a la ambulancia y la trasladaron a la guardia del Hospital. Luego recibieron otro llamado de la base que indicaba que faltaba el bebé con la placenta y que tenían que volver al domicilio. Recordando que subió al baño junto a la médica y esta última saca una bolsa de plástico con un nudo y cuando la abre “era una beba arrollada en una campera negra”.

Otra testigo, tocoginecóloga del Hospital, declaró que le derivan una paciente de la Guardia del Hospital que arribó en la ambulancia, descompensada por un aborto domiciliario. Recordó que “se encontraba lúcida, consciente y que el sangrado era normal por un parto reciente”. Esta se encontraba en período de puerperio y en un estado de embarazo avanzado.

“Cuando le pregunta qué había pasado con el bebé, primero no le contesta y después le dijo que estaba atrás del inodoro” sostuvo, asimismo comentó que “sabía que estaba embarazada, pero no se lo dijo a nadie porque era un embarazo no deseado”.

Finalmente se escuchó la palabra de una pediatra del Hospital que recibe la beba traída en la ambulancia, sin respiración, ni pulso y que ya estaba fría y pálida. En último término se escuchó al oficial de policía que participó de las diligencias del caso.

Este miércoles continuará el debate con la presentación de otros testigos.