Murió el hombre que el 14 de febrero había ingresado grave al hospital con una herida de bala

Héctor José Reimapo tenía 43 años y a lo largo de su vida había sido protagonista junto a sus hermanos de varios hechos de violencia. Murió en la mañana de ayer tras 18 días de haber ingresado gravemente herido de bala la noche del domingo 14 de febrero en su domicilio de la calle código 651 al 2.100 del barrio San Cayetano.

También en aquella oportunidad balearon a su hijo Richard de 24 años, aunque este fue dado de alta horas después por no revestir gravedad. Este acontecimiento de violencia tuvo lugar en las últimas horas de la tarde de ese 14 de febrero, aunque los investigadores policiales lograron saber que previamente hubo un enfrentamiento verbal de los hermanos Reimapo en un campo de jineteadas de la zona alta del barrio Máximo Abásolo.

Los Reimapo fueron expulsados del campo de jineteada y regresaron a su domicilio del barrio San Cayetano. Los integrantes del bando contrario los siguieron y los increpaban cuando uno de ellos extrajo un arma de fuego y empezó a disparar contra Héctor Reimapo y su hijo Richard que quedaron desplomados en el suelo mientras el agresor y sus acompañantes se dieron a la fuga.

Héctor Reimapo ingresó con al menos 3 heridas de bala en el abdomen y si bien debió ser sometido a una intervención quirúrgica y se encontraba estable, alrededor de las 7:30 de la mañana de ayer uno de sus familiares se comunicó con la policía para informar que se había producido su deceso, lo que posteriormente sería corroborado por la misma policía.

Desde la División Policial de Investigaciones ya trabajaban en el caso aunque ahora se convierte en un homicidio simple, y el o los autores estarían plenamente identificados.
Tercer homicidio en lo que va del año

De esta manera, la muerte de Héctor Reimapo se convierte en el tercer homicidio en lo que va del año 2021. El primero tuvo lugar el 11 de enero en una zona de asentamientos ilegales de Km. 15 y la víctima resultó ser un apreciado joven de 29 años que se encargaba de repartir alimentos en un merendero móvil en zona norte.

Lo asesinaron a puñaladas y esa misma mañana el autor del hecho, un hombre de 64 años, se presentó voluntariamente en la comisaría de Km. 8 y permanece con prisión preventiva.

Otro de los casos de extrema violencia y que acabaron con la vida de David Campos tuvo lugar sobre la calle Urtubey, en la villa balnearia Rada Tilly, el sábado 13 de enero en horas nocturnas, el autor fue identificado como Oscar Alejandro Alanis (38) quien permanece con prisión preventiva y ante la autoridad judicial hizo su descargo aduciendo que debió salir en defensa de su pareja, madre de la víctima que murió en forma instantánea después de recibir al menos dos profundas puñaladas, una de las cuales le atravesó el corazón.

Comentar
- Publicidad -