Lo sorprendieron pescando en el lago Musters pese a la cuarentena y a estar prohibido el uso comercial

Les habrían dado un permiso de manera telefónica, según señalaron los involucrados, por lo que pese a la cuarentena decidieron salir al lago para ejercer la actividad ilegítima sin control ni restricción alguna.

El pasado domingo, personal del área de Pesca se hizo presente en el lago Musters en Sarmiento al conocer que se desarrollaba de manera presuntamente irregular una actividad y pese al aislamiento, social y obligatorio.

Al arribar al lugar se encontraron con personas que cargaban unos 450 kilos de pescado perca y arco iris a un camión de una conocida pescadería de la localidad, y al solicitárseles el permiso correspondiente exhibieron que contaban con uno hasta el 1 de junio pero no así con documentación que los eximiera del cumplimiento de la cuarentena, teniendo en cuenta que la actividad también es ilegal dado que no está permitida la pesca con fin comercial en todo el territorio.

Pese a todo ello, los hombres plantearon que de manera telefónica habían sido autorizados a ejercer la actividad, cuestión que generó dudas entre los presentes quienes terminaron por realizar solamente un acta de constatación pero sin secuestrar los elementos.

Tanto los pescadores como los inspectores quedaron envueltos en una verdadera polémica, dado que rápidamente a través de redes sociales cuestionaron el procedimiento y que no se decomisaran los elementos, teniendo en cuenta que se trataba de una actividad comercial ilegítima y sin contar con el control bromatológico correspondiente.

Te puede interesar
Pesca Continental acondiciona puesto cercano a Río Pico para mejorar la tarea de control y fiscalización en la zona

No obstante, también se indicó que se habría tratado de una orden superior la que motivó el accionar, evidentemente irregular.

Un hecho que merece una investigación

Hasta las últimas horas de ayer no se pudo obtener información precisa ni oficial del episodio ocurrido en el lago Musters, donde inspectores de Pesca sorprendieron a unas personas cargando 450 kilos de pescados que habían capturado de manera irregular.

Según la información que se obtuvo, los agentes que realizaron el operativo no procedieron al decomiso de la mercadería porque los autores les comunicaron que tenían autorización de algún funcionario, y a la vez los inspectores habrían recibido una orden superior de no proceder al decomiso.

Evidentemente, la situación merece una aclaración oficial como también la investigación de oficio de la justicia, si correspondiere, por cuando se supone que existe la prohibición de pescar en lagos y ríos para su comercialización, y además se habría estado violando la cuarentena.

Sumado a ello, un detalle muy importante y que tiene alto impacto en la salud de la población: ese pescado no tendría el control bromatológico para garantizar la inocuidad en la salud de los consumidores.

Comentar
- Publicidad -