Divulgan foto de sospechoso buscado por el crimen del hombre que mataron en Trelew de 16 balazos

Otro imputado ya está preso con prisión preventiva por tres meses. Sería el que efectuó los disparos contra la víctima. El caso ocurrió el domingo primero de marzo en un barrio de Trelew.

Trelew (Agencia) La policía busca –ahora ya con una orden de captura de la Justicia—a un sujeto al que le atribuyen una participación en el crimen de Sebastián Perea (32), a quien mataron de 16 balazos el domingo primero de marzo en un barrio de Trelew. Ayer divulgaron una foto del sospechoso, de quien no descartan que termine entregándose en los próximos días en tribunales, acompañado de un abogado.

El supuesto “coautor” del cruel homicidio se llama Gastón Federico “El Oso” Gutiérrez (foto) y lo buscan porque los investigadores creen que él también estuvo en el lugar del crimen, junto a Brian Ezequiel Valenzuela (25), a quien detuvieron como el que disparó contra la víctima a comienzos de esta semana, durante la realización de cinco allanamientos en los que se secuestraron armas de fuego, un auto, dinero, documentación relacionada a la muerte y hasta equipos de comunicaciones manuales.

Gutiérrez no estaba en su casa cuando la allanaron y en consecuencia pasó a ser un prófugo de la Justicia; sobre el que ahora hay un pedido de captura firmado por la jueza Gabriela Olavarría. A Valenzuela en tanto ya le dictaron prisión preventiva por tres meses y habría pruebas que lo comprometerían, con las que la fiscalía piensa llevarlo a juicio y lograr que lo condenen en un caso que está caratulado -por ahora- como un homicidio agravado.

Te puede interesar
El SAVE con nuevo sitio web: Gripe2020

A Valenzuela lo capturaron en uno de los cinco allanamientos que hubo durante la mañana de martes por el homicidio de Perea que ocurrió el domingo primero de marzo en el barrio Progreso, cuando la víctima se encontraba sentada en su auto y le vaciaron el cargador de una 9 milímetros a corta distancia.

16 tiros dieron en distintas partes de su cuerpo y terminó muriendo en el lugar. Al momento en que la policía lo encontró, casi cuatro horas después del hecho, constató que tenía “tres balazos en el pecho, dos a la altura del hombro izquierdo, uno en la nuca, ocho en la pierna izquierda y dos en la pierna derecha”.

El sangriento crimen ocurrió entre las calles Entre Ríos y Ecuador: enfrente de uno de los domicilios que se allanó ayer, y desde un primer momento sobrevoló por el caso el fantasma de “un ajuste de cuentas narco”.

Comentar
- Publicidad -