Militares abatieron al autor del tiroteo en Tailandia; hay 26 muertos

26 muertos y 57 heridos es el saldo del ataque protagonizado este sábado por el soldado Jakraphanth Thomma. Después del tiroteo, se refugió en un centro comercial donde, horas más tarde, murió en el enfrentamiento con las fuerzas policiales que lo rodearon. El incidente se produjo en la ciudad tailandesa de Nakhon Ratchasima

Jakraphanth Thomma mató a su comandante antes de robar armas de un campamento militar, dijo un vocero del Ministerio de Defensa al servicio tailandés de la BBC.

Después, el sospechoso condujo hasta el centro de la ciudad y entró en un complejo comercial, donde se mantuvo escondido.

Thomma, de quien se informó que tenía 32 años y cuyos motivos de su acción violenta aún no están claros, publicó imágenes de su ataque en las redes sociales.

Refugiado en un centro comercial

El tiroteo comenzó a última hora de la tarde de este sábado en el campamento militar de Suatham Phithak, donde el oficial al mando, identificado por el Bangkok Post como el coronel Anantharot Krasae, fue asesinado.

Una mujer de 63 años y otro soldado también murieron en el lugar.

Después, el sospechoso tomó armas y municiones del campamento antes de huir en un vehículo y abrió fuego en varios sitios antes de llegar al centro comercial Terminal 21, en Nakhon Ratchasima, también conocido como Korat.

Te puede interesar
Al menos 18 muertos y 40 heridos al chocar un tren y un micro en Tailandia

Imágenes de medios locales mostraron al sospechoso saliendo de su vehículo y disparando mientras la gente huía.

Otras grabaciones de cámaras de circuito cerrado lo exhibieron dentro del centro comercial con un rifle.

Las autoridades acordonaron el lugar en su intento por localizar al sospechoso y fuerzas de seguridad ingresaron al edificio donde se escucharon más disparos.

La madre del sospechoso llegó a ser trasladada al centro comercial para persuadirlo de que se entregara.

Una de las personas liberadas contó a la BBC cómo ella y otros se escondieron en un baño de la cuarta planta antes de bajar a la segunda y esconderse tras una mesa de un restaurante durante tres horas. Afirmó que escuchó al menos cuatro disparos antes de ver a algunos soldados y sentirse por fin segura.

El soldado hizo publicaciones en sus redes sociales sobre el ataque. En Facebook preguntó si debería rendirse.

Anteriormente había publicado una imagen de una pistola con tres juegos de balas, junto con el mensaje “es hora de entusiasmarse” y “nadie puede evitar la muerte”.

Facebook eliminó esa publicación a las pocas horas.

“Nuestros corazones están con las víctimas, sus familias y la comunidad afectada por esta tragedia en Tailandia. No hay lugar en Facebook para las personas que cometen este tipo de atrocidades, ni permitimos que las personas elogien o apoyen este ataque”, dijo la red social.

Comentar
- Publicidad -