Quedó abierta la investigación en contra del chofer de Carlos Barbato

El funcionario de fiscalía Lucas Kolsch fue el encargado de fundamentar los cargos contra Quinteros.

El juez de garantías Gustavo Castro dejó abierta la investigación en contra de Adrián Quinteros por el presunto delito de enriquecimiento ilícito en carácter de interpósita persona al prestar su nombre en una maniobra cuyo actor principal es Carlos Barbato (también imputado) en momentos en que este se desempeñaba como titular de la Lotería Provincial y el nuevo imputado su chofer.

Según la investigación, Quintero tuvo un papel fundamental para que el exfuncionario provincial y su esposa se hicieran en el año 2019 de más de 500.000 pesos de una compañía de seguros tras un accidente en el que quedó destruido un vehículo que el matrimonio había comprado y puesto a nombre del flamante imputado en la causa.

En una audiencia realizada en la Oficina Judicial de Rawson el funcionario de fiscalía Lucas Kolsch fue el encargado de fundamentar los cargos contra Quinteros. Su abogado defensor Omar López no se opuso a lo pedido por el representante del Ministerio Público Fiscal.

El hijo y el accidente del Audi

Según el Ministerio Público Fiscal la descripción del hecho a investigarse es el siguiente: -Con fecha 23 de agosto del año 2018, Carlos Barbato adquirió el vehículo marca Audi, dominio LHV-731 cuyo titular era José Carlos Barcelona. Dicha operación se materializó en el domicilio de Barbato y Erica Perrone, sito en calle Soler, del barrio Cooperativa de Trelew.

En dichas circunstancias Barcelona le entregó el vehículo de mención, junto con la documentación respectiva, y a cambio recibió en parte de pago un cuatri marca Can- am, y la suma de 180.000 pesos aproximadamente en dinero en efectivo.

A los fines de mantener oculta la operación de compra venta, y que dicho rodado no aparezca dentro del patrimonio de Barbato, el nombrado se valió de Adrián Quinteros como persona interpósita, quien en fecha 23 de agosto del mismo año inscribió dicho rodado a su nombre, otorgando en idéntica fecha autorización para conducir el vehículo aludido, a Carlos Barbato, Erica Perrone, y el hijo de ambos Laureano Barbato.

Cabe destacar que Adrián Quinteros, en la época de referencia era el chofer de Barbato en el IAS, lo que demuestra que el nombrado tenía pleno conocimiento de quien era Barbato y su clara intención de colaborar en mantener oculta la operación comercial de compra-venta con el claro fin de disimular el incremento patrimonial en cabeza de su jefe Barbato.

Posteriormente, en fecha 23/04/2019, dicho vehículo era conducido por Laureano Barbato, en la intersección de las calles Soberanía Nacional y Edison sufrió una colisión con destrucción total del rodado. Como consecuencia de ello siendo que el titular del vehículo era Adrián Quinteros, con fecha 28/05/2019, ante el escribano público, Nicolás Caucich, el nombrado firmó un poder especial a favor de Erica Griselda Perrone, con domicilio en calle Soler 1643 del Barrio Cooperativa de Trelew, “para que actuando en su nombre y representación con las más amplias facultades que fueran necesarias y exigibles realice los siguientes actos: cobre y perciba de la compañía de seguros Seguros Rivadavia, la indemnización que asciende a la suma de pesos quinientos veintiocho mil ($528.000), correspondiente a la cobertura amparada por póliza del 23 de abril del año 2012.

La compañía aludida informó que en fecha 11 de junio del año 2019 se efectuó un pago a Erica Griselda Perrone DNI 26.326.921 por la suma de 528.000 pesos correspondiente al siniestro nro. 22/05/058207 por el cual se indemnizó por la destrucción total del vehículo dominio LHV 731.

Ocultamiento

De lo expuesto surge que, Barbato presidente de Lotería, ideó dicha ingeniería jurídica para incorporar bienes a su patrimonio sin que pueda ser detectado por los órganos de control. Para dicha adquisición apreciable e injustificable, acudió a la colaboración de testaferros, como es el caso de Quinteros, a fin de que figure como titular del rodado en el registro de la propiedad del automotor. A su vez nuevamente se sirvió de su pareja Erica Perrone, quien prestó su nombre a fin de materializar el cobro indemnizatorio el cual finalmente ingresó al patrimonio del exfuncionario y de la nombrada.

No hay dudas de que los verdaderos dueños del vehículo marca Audi eran Barbato – Perrone, quienes fueron los que hicieron el desembolso dinerario, y la entrega del cuatri como parte de pago. En este contexto pergeñaron la maniobra descripta, de común acuerdo entre Barbato, Perrone y Quinteros con miras en ocultar los incrementos patrimoniales en la persona de Carlos Barbato, presidente del Lotería en ese tiempo”.

Fuente: Ministerio Público Fiscal de Rawson.

Comentar
- Publicidad -