Carillas Dentales o Lentes de contacto dentales, ¿qué son?

Carillas Dentales: Gracias a la influencia de los medios de comunicación (televisión, revistas, etc.), se han puesto de moda las carillas, un método de prótesis fija que tuvo su furor en California hace una década.

Y gracias a la tecnología se pueden generar esas carillas de espesores mínimos pareciéndose a las lentes de contactos oculares.

Es constante la demanda en la  consulta por saber qué tipo de “blanqueamiento” se hizo tal o cual actor o actriz, y por qué tienen los dientes “tan blancos”.

Las carillas o lentes de contacto son restauraciones que cubren toda la cara frontal del diente, generalmente empleadas en el sector anterior, cuya finalidad es casi siempre estética.

El gran desarrollo de las carillas dentales de porcelana se debe a dos avances importantes:

La posibilidad de grabar la cara interna de la carilla con un ácido y la posibilidad de usar cementos de resina que se adhieren al diente a través del esmalte grabado. Con la unión de ambos factores las carillas sufren un gran impulso que las sitúa en la actualidad como el tratamiento de elección en situaciones de estética comprometida.

Ventajas

Permiten mejorar el aspecto estético de nuestros pacientes de manera notable, ya que son capaces de modificar la forma, posición y color de los dientes aún en casos difíciles.

Es el método más conservador (el que talla menor cantidad de diente) para modificar la estética en dientes anteriores.

La resistencia a la abrasión, al desgaste y a la fractura es mucho más alta que en las restauraciones de resina compuesta (arreglos blancos).

Son resistentes al ataque de los fluidos orales y al alcohol.

Son muy biocompatibles.

Mantienen el color y el brillo.

Se obtiene un excelente ajuste al margen del diente.

Son homogéneos, con lo que no retienen placa bacteriana ni se tiñen.

Su unión al esmalte es muy fuerte.

Presentan una superficie perfectamente pulida que dificulta el depósito de placa bacteriana por lo que favorece la salud periodontal.

Indicaciones

Alteraciones del color de los dientes anteriores por:

Tetraciclinas (fármaco), fluorosis (exceso de flúor en el diente), restauraciones antiguas, caries, café, tabaco, té, decoloraciones blancas, etc.

Alteración de la forma de los dientes:
Dientes conoides (dientes muy pequeños con forma afilada).
Dientes centrales (vulgarmente llamados “paletas”) muy cortos.
Atrición (desgaste por rozar un diente contra otro).
Abrasión (desgaste por algún elemento ajeno a la boca que actúe por mecanismos físicos como el cepillado, hábitos, etc.).

Alteraciones de la posición de los dientes:

Rotaciones, dientes inclinados hacia la lengua, dientes que ocupan el lugar de otros que no les corresponde, etc.
Fracturas del borde del diente.
Diastemas (huecos que hay entre diente y diente) leves o moderados.
Desviación de la línea media de los dientes con respecto a la línea media de la cara.

Contraindicaciones de las carillas dentales

Mala higiene oral.
Policaries (muchas caries en boca).
Respiración bucal (hábito de respirar por la boca), ya que duran menos tiempo por deterioro de los materiales que soportan más estrés al mojarse y secarse continuamente.
Deportes de contacto, si no se utilizan férulas de protección.
Mordida cruzada anterior (cuando los dientes inferiores muerden por delante de los superiores), corregirla previamente con ortodoncia.
Grandes diastemas: dejar siempre un diastema más pequeño para que los dientes no se vean excesivamente grandes.

Dr. Gustavo Benítez
Odontólogo  M.N.: 25.711  M.P.:0603
Especialista en Prótesis & Implantes
www.gustavobenitez.com

Te puede interesar: “Cuidado con los auriculares”

 

Comentar
- Publicidad -