Un hombre murió aplastado por camión contra una pared

Un hombre de 61 años encontró una violenta y terrible muerte en la tarde de ayer en el mismo lugar de trabajo donde se desempeñaba hace por lo menos 20 años. La víctima, identificada como Héctor Gualdino Barrientos (61) era familiar directo de un oficial de alto rango del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de esta ciudad y, justamente, la unidad de rescate de dicha institución fue la que hizo el acompañamiento a la ambulancia que trasladó a la víctima hacia el Hospital Regional y que a mitad de camino debió detener su marcha para realizarle tareas de reanimación, aunque una vez que ingresaron al nosocomio público, vanos fueron los intentos por salvarle la vida ya que en contados minutos se produjo su deceso.Accidente fatal: aplastado contra un paredón

Ocurrió alrededor de las 17:20 de ayer en el patio interno donde funciona la firma “Acumuladores Austral”, situada sobre avenida Kennedy 3.063, del lado del barrio Juan XXIII, la que se dedica a la reparación y venta de radiadores, hacen cambios de aire acondicionado y venta de baterías vehiculares, entre otras cosas.

Según pudieron recabar efectivos policiales de la Comisaría 5ª que arribaron y actuaron en el lugar, Héctor Gualdino Barrientos ayudaba con señas al retroceso del camión Fiat Ivecco dominio LXU 641 conducido por Marcelo Fabián Águila (46) que debía ingresar por un espacio angosto entre un paredón de dicha firma y el restante de un comercio conocido del rubro de panadería; posiblemente una maniobra brusca o exceso de confianza en el conductor motivó el terrible accidente. Uno de los costados del pesado camión aplastó a Héctor Gualdino Barrientos contra el paredón provocándole hundimiento de tórax gravísimo, lo que le provocaría el deceso minutos después del ingreso al Hospital Regional.

Te puede interesar
Cayó en esta ciudad el autor intelectual de “la gran estafa de Gaiman” y otras denuncias en su contra

Hasta el lugar del accidente arribarían luego la Policía Científica y también gente de la Brigada de Investigaciones para pedir imágenes de cámaras de seguridad que pudieran haber captado los momentos fatídicos, mientras el conductor del camión perteneciente a una empresa de servicios petroleros quedaba imputado en libertad por lo que legalmente se considera un “Homicidio culposo”.

Comentar
- Publicidad -