Atacaron una casa familiar en la extensión del Abásolo y mataron de un tiro a un joven

El homicidio decimoquinto en lo que va del año 2019 en esta ciudad tuvo lugar poco después de la medianoche del domingo, cuando un grupo de entre 8 y 10 personas atacaron a piedrazos y balazos un domicilio familiar de la calle Forjadora Patagónica al 5.200, zona de extensión del barrio Máximo Abásolo.

A la víctima –de 27 años- la encontraron varios minutos después cuando ya los ánimos se habían calmado. Estaba sobre la azotea de la vivienda donde lo encontró uno de sus hermanos después de buscarlo por distintas partes.

Según informaron fuentes policiales, el ataque a piedras y balazos se produjo por la tentativa de robo que sufrió una mujer por parte de familiares de la víctima mortal, identificada como Roberto Martín Nahuelquir, de 27 años, a quien detectaron el disparo mortal del lado del omóplato derecho.

Durante una posterior inspección ocular realizada por la División Criminalística detectaron diez vainas servidas de un arma de fuego calibre 9 milímetros.
Por el hecho trabajan la Seccional Séptima y la División Policial de Investigaciones, y hasta las últimas horas de la tarde de ayer no había detenidos ni se había producido ningún allanamiento en busca del autor o posibles autores.

Dos familias con problemas de vieja data

“El asesinato se habría originado -según testigos del lugar del hecho- por el intento de robo a una mujer, donde un familiar de la víctima habría estado involucrado en lo sucedido. Debido a ello, en primera instancia se efectúa la detención de esta persona, para luego trasladarlo a la dependencia policial”, señaló el comisario de la Seccional Séptima Ricardo Lienan en diálogo con Crónica.

Te puede interesar
La cultura del mundo en el Predio Ferial

Justamente, el detenido por intento de robo a una mujer, es Gabriel Nahuelquir (23), hermano de la víctima fatal. Según se informó, cuando la policía intervino por primera vez al filo de la medianoche del domingo, fue precisamente por esa tentativa de robo y lo que suponía un ataque a piedrazos por parte de familiares de la mujer denunciante. Los policías de la Comisaría Séptima se retiraron del lugar con el detenido, pero sin haberles informado nadie de que también hubo tiros.

Intervienen por segunda vez cuando familiares de Roberto Nahuelquir lo encuentran arriba, en la azotea, ya sin vida y con un balazo a la altura del omóplato derecho.
Allí se le da intervención a la Policía Científica que detecta en los alrededores, por lo menos, una decena de vainas servidas calibre 9 milímetros.

“Era previsible que alguna vez pasara algo así, no es la primera vez que hay problemas con esta familia (por los Nahuelquir); en el pasado hubo muchas denuncias y contradenuncias y muchos tiros también…” señalaban en forma anónima algunos vecinos a un equipo periodístico de este diario que recordaba que hace varios meses, en oportunidad de cubrir otro hecho policial de extrema violencia en la cuadra, desde el mismo lugar donde Roberto Nahuelquir cayera abatido, hubo amenazas y hasta algunos piedrazos intimidatorios, contra los reporteros que cubrían aquel evento violento del pasado.

Ahora, se investiga el decimoquinto homicidio del año 2019 en la ciudad y hasta anoche no había detenidos en la causa.

Comentar
- Publicidad -