Dos presos se encuentran en estado crítico luego de un incendio en una celda

El sábado alrededor de las 4 de la madrugada efectivos de Seccional Quinta de Policía que se encontraban en la dependencia comenzaron a escuchar los gritos de los detenidos alojados en el lugar, quienes advertían que se había iniciado un incendio.

Al acercarse, rápidamente constataron que las llamas y el humo provenían de la celda número dos donde se encontraban alojados Luis Alberto Urra y Cristian Ozorio Bazán, por lo que previo al pedido de refuerzos de otras dependencias pusieron en resguardo a ambos detenidos y al resto de los reos en el quincho a los fines de que personal de Bomberos Voluntarios pudiera sofocar la totalidad del siniestro.

Es así que, de manera inmediata, personal del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) 107 también arribó a la comisaría donde asistieron a Urra y Bazán, quienes resultaron ser los más afectados contando con lesiones de consideración, por lo que se determinó su traslado e internación en la terapia intensiva del Hospital Regional, al contar ambos con quemaduras en vías aéreas, encontrándose incluso al cierre de esta edición en estado crítico y sin evolución.

Asimismo, se procuró revisar al resto de la población carcelaria quienes resultaron ilesos y se determinó el traslado de tres de ellos a Comisaría Séptima y de dos el arresto domiciliario, en virtud de los daños ocasionados por el incendio quedando la dependencia clausurada, dado que no cuenta con energía eléctrica ni calefacción.

¿Intencional o producto de un reclamo?

De acuerdo con las declaraciones del resto de los detenidos el incendio habría comenzado de manera accidental por un cortocircuito de la celda central, no obstante, previo a ser asistido por personal médico, Urra entregó una nota sin fecha donde indicaba que era maltratado físicamente por el resto de los presos por lo que solicitaba su traslado a otro lugar de detención para resguardar su integridad física.

Te puede interesar
Fútbol local: Dos juegos completan la décima fecha

Es así que a raíz del hecho tomaron intervención el Ministerio Público Fiscal y Defensoría Pública, secuestrándose las prendas de vestir de los detenidos de la celda dos y el colchón donde se presume que habría comenzado el incendio.

Extorsiones y engaños

Luis Alberto Urra, en marzo del corriente fue condenado a la pena de cinco años de prisión al aceptar su responsabilidad en un hecho ocurrido el 11 de septiembre de 2018 cuando un hombre fue seducido por una mujer, quien lo invitó a su casa y Urra en conjunto con otros dos hombres, lo esperaron en dicho lugar donde lo golpearon, le robaron sus pertenencias y lo apuñalaron en el pie, privándolo incluso de su libertad hasta que la víctima logró escapar y pedir ayuda en una estación de servicio. Justamente el acuerdo de juicio abreviado fue aceptado por la Justicia en el mes de abril por lo que Urra continuaba detenido.

En el caso de Cristian Ozorio Bazán, fue detenido a principios del mes de mayo junto a otras dos personas más al integrar una banda que ofrecía servicios sexuales a personas pero al momento de la cita los amenazaban con escracharlos en Facebook si no les entregaban dinero, es así que Bazán permanecía detenido en virtud de la prisión preventiva que le fue impuesta por el hecho donde incluso indicaron que eran integrantes de la Brigada de Investigaciones para amedrentar a las víctimas. Los próximos días la medida de coerción estaba próxima

Comentar
- Publicidad -