Un ciclista persiguió a motochorro venezolano y lo redujo tomándolo del cuello

El delincuente venezolano de 27 años, le había robado la mochila. Un policía de civil que circulaba en moto intervino para ayudar a detenerlo.

Un ciclista logró atrapar a un motochorro que terminó detenido en las avenidas Córdoba y Pueyrredón, del barrio porteño de Recoleta, a plena luz del día. El joven había sido víctima de un robo y persiguió al ladrón pedaleando, hasta que logró reducirlo después de tomarlo por el cuello.

Las imágenes de las cámaras de seguridad registraron la secuencia de la persecución y el momento en que el delincuente, un venezolano de 27 años, termina siendo derribado por quien había sido blanco del hurto.

Juan Pablo Telez, la víctima del robo, salió a buscar al asaltante después de darse cuenta de que le habían quitado la mochila del canasto. El joven circulaba en unas de las bicicletas públicas del Gobierno de la Ciudad.

En el momento cúlmine de la persecución, Telez se lanza desde atrás hacia el cuello del delincuente y logra detenerlo. Un policía de civil que circulaba por la zona en moto vio la situación, cruzó su vehículo y ayudó en la detención.

No tenía muchas opciones, o me quedaba viendo cómo se iba mi mochila o tratar de correrlo. Le tenía fe al tráfico de Buenos Aires, y a que lo pueda ver un policía para que lo detenga. No soy Batman, pero no me quedó otra opción que tratar de alcanzarlo”, manifestó el joven en diálogo con Telefé.

Te puede interesar
La Facultad de Derecho de la UBA será la primera en implementar un lactario

El momento de mayor tensión fue cuando intervino el policía de civil, ya que fueron segundos de confusión y estrés. “Otros dos policías que estaban en la esquina de un banco también sacaron sus armas apuntando al policía de civil, hasta que él se identificó. Fue un momento de bastante violencia: había tres armas apuntando al lugar en el que yo estaba”, indicó el joven.

Según Telez, el ladrón no opuso demasiada resistencia durante la persecución. “No llegó a decir nada, no estaba armado. No fue un robo violento como uno ve en televisión”, contó. “Yo quería que me diera mi mochila y nada más: no quería ningún tipo de linchamiento ni nada parecido. Por suerte no pasó nada de eso”, agregó Juan Pablo, quien aseguró que lo único que necesitaba eran sus documentos.
“Ahora en frío no sé si tomaría la misma decisión, probablemente sí, pero seguro ataría la mochila para que no me vuelva a suceder”, finalizó.

Comentar
- Publicidad -