Juicio oral y público por violencia familiar: Lesiones leves agravadas por el vínculo mediando violencia de género

Esta mañana se desarrolló en sede de los tribunales penales ordinarios la cuarta audiencia de debate en relación a un hecho de violencia familiar que tiene como imputado a Á. D. N.. En la jornada pudieron escucharse los últimos tres testigos del caso, la madre de la víctima, una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) y un profesional en psicología del Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI) del Juzgado de familia. Finalmente se incorporó por lectura la prueba documental del caso y el próximo jueves 20 del corriente, a las 8:30 se concretarán los alegatos finales de las partes.

El tribunal unipersonal de debate fue integrado por Alejandro Soñis, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; asimismo en representación de una menor asistió Carolina García, asesora de familia. En tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Ariel Quiroga, abogado de la Defensa Pública.

En un primer momento se escuchó la palabra de la madre de la víctima que fue reticente a contestar sobre la situación juzgada.

Seguidamente se escuchó la palabra de una Trabajadora Social del SAVD que intervino en guardia en enero de 2017 por solicitud de la funcionaria de fiscalía. Así se dirige a la Comisaría de la Mujer zona sur a los fines de implementar el Protocolo de Violencia familiar el cual recuerda arrojó un riesgo alto para la víctima. Recordó que solicitó a la funcionaria de fiscalía medidas de protección para retirar su documento y quedarse en casa de su madre con la niña. En la entrevista estaba golpeada y tenía que ver a un médico para constatar las lesiones. Estaba inmersa en un círculo de violencia y tenía imposibilidad de generar conductas de autoprotección. Respecto de su situación de pareja refirió una separación reciente, incumplimiento de prohibición de acercamiento y amenazas graves de muerte por parte del imputado.

El último testigo fue un psicólogo del ETI a quién le dan intervención desde fiscalía por la presente causa. Así se abocó a realizar un Diagnóstico de interacción Familiar mediante entrevistas a las partes, memorando que la víctima nunca se presentó. En cuanto a la entrevista con el imputado recordó que fue trasladado desde la Alcaldía y mantuvo una entrevista con él. Estaba privado de su libertad y eso “condiciona el discurso de una persona”. Minimizaba la situación y “no era beneficioso que la vinculación con su hija se sostuviera”, aseguró. En la entrevista mostró un discurso narcisista y en ningún momento nombró a su hija. Respecto de la no presentación de la víctima a la entrevista sostuvo que “la ambivalencia entre hacer la denuncia y luego no presentarse es un indicador que efectivamente es una víctima”.

Te puede interesar
Fuerte apuesta del Municipio al embellecimiento de frentes costeros

El día 15 de enero de 2017, aproximadamente a las 17.00 hs., Á. D. N. se encontraba en su domicilio, sito en calle Margaritas al 900 del Barrio San Martin de Comodoro Rivadavia, cuando se hizo presente su ex pareja, la víctima, de quien hacia aproximadamente dos meses se encontraba separado luego de una convivencia de cinco años. En tales circunstancias, la víctima se presentó a fin de retirar a la hija común de ambos, manifestándole Á. D. N. que le vaya a comprar una cerveza. Ante la negativa de la víctima, Á. D. N. tomó un envase de vidrio vacío e intentó golpearla con el mismo en la cabeza, sin lograr su cometido en razón de que la víctima sujetó su mano. Ante ello, el imputado comenzó a asestarle golpes de puño en la cara y en la cabeza, y cuando ésta cayó al suelo, Á. D. N. aprovechó esa oportunidad para propinarle golpes en la espalda con un caño macizo, tras lo cual la tomó del cabello y le introdujo la cara en la arena, intentando asfixiarla.

La agraviada logró escaparse del lugar junto a su hija menor, momento en el cual fue auxiliada por un sujeto que transitaba por calle Granaderos y Av. Rivadavia de esta ciudad, quien llamó al personal policial.

Producto de la agresión, la víctima presentó hematoma de 3 cm. en parrilla costal (espalda) lado izquierdo, hematoma en dorso pie derecho y excoriaciones leves e codo izquierdo, lesiones que no pusieron en riesgo su vida, con un tiempo de incapacidad laboral menor a 30 días.

Calificándose jurídicamente el mismo como “lesiones leves, agravadas por ser contra la persona con quien mantuvo una relación de pareja y por mediar violencia de género”, debiendo el encartado responder en calidad de “autor”.

Comentar
- Publicidad -