Odebrecht y Iecsa frenan el acuerdo para que Brasil entregue pruebas de sobornos

Los abogados de la constructora brasileña y de la ex empresa del primo de Macri pidieron al juez Martínez De Giorgi que no lo apruebe. La llegada de la evidencia se dilató para 2019.Se cumplieron dos años desde que se diera a conocer que la constructora brasileña Odebrecht admitió el pago de coimas en la Argentina por al menos US$ 35 millones, entre 2007 y 2014. Sin embargo, la Justicia argentina y las autoridades brasileñas aún no pueden cerrar un acuerdo para la entrega de las pruebas. En las últimas semanas, la primera posibilidad real para obtener la evidencia en la investigación sobre el presunto pago de sobornos por la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento volvió a trabarse luego de que las defensas del empresario Angelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri- y de ex ejecutivos en Iecsa, junto con los abogados de la misma Odebrecht se opusieran al acuerdo en los tribunales federales.

El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi espera que la Cancillería se pronuncie sobre su postura y luego deberá decidir si aprueba el acuerdo. Todo indica que esta posibilidad no verá la luz antes de 2019, confirmaron fuentes judiciales.

El fiscal del caso del soterramiento, Franco Picardi, explicó en un escrito que se llegó a un pre-acuerdo con las autoridades de Brasil que permite recibir la información y pruebas aportadas por los arrepentidos de Odebrecht. En el soterramiento, Odebrecht se asoció a Iecsa, Ghella y Comsa, y sus ejecutivos apuntaron en Brasil a la ex empresa de Calcaterra como la responsables de los pagos ilegales por la obra. El fiscal impulsa la firma del acuerdo junto con la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF), y amparados por el jefe interino de los fiscales, Eduardo Casal, nombrado por Mauricio Macri.

Luego de meses de negociaciones con Brasil, se acordó que la Justicia deberá garantizar que las pruebas e información obtenidas por los acuerdos de delación premiada no serán utilizadas penalmente en contra de los arrepentidos brasileños o contra la firma Odebrecht. Estos ya fueron juzgados por esos hechos en Brasil.

Las evidencias sólo podrán ser usadas en el expediente para el cual sean enviadas, es decir, que no podrán ser compartidas entre los distintos fiscales que investigan a Odebrecht.

La estrategia legal para frenar el acuerdo con Brasil tiene lógica para los hombres de Iecsa: lo que se conoce hasta el momento sobre la prueba que podrían aportar los brasileños en el caso de soterramiento no incluye los nombres de ex funcionarios pero compromete casi exclusivamente a Javier Sánchez Caballero, ex CEO de Iecsa, y por elevación a Calcaterra, entonces dueño de la compañía. La defensa sostuvo que se trata de un acuerdo “ilegal” y que las declaraciones de los dos ejecutivos de Odebrecht que señalan a Sánchez Caballero como el responsable del pago de sobornos a los kirchneristas son “nulas” y no pueden ser utilizadas como pruebas.

Odebrecht también se opuso a que la Justicia argentina cierre este acuerdo con Brasil.

Odebrecht afirmó que la constructora “ratifica su interés en colaborar pero, para eso, es necesario que las condiciones y garantías de los acuerdos celebrados en Brasil sean reflejadas y respetados en Argentina, tanto en relación a las personas como también a la empresa y que los compromisos sean asumidos por las autoridades competentes”. Antes del acuerdo, Brasil exigía que las pruebas no pudieran ser utilizadas contra los colaboradores y contra Odebrecht en lo penal sino también en el ámbito civil y administrativo. Esto es lo que ahora la empresa brasileña no obtendría de concretarse el acuerdo.

Te puede interesar
Un arrepentido apuntó contra Calcaterra por el soterramiento del Sarmiento

Ignacio Irigaray, de la Oficina Anticorrupción, sostuvo en el expediente que acordar con Brasil en este marco “sólo indicaría la imposibilidad de usarla (la prueba) contra las mismas personas que la proveyeron en el marco de esos acuerdos” y “ellos no implicaría la obligación de renunciar” a investigar a “persona determinada, sino solamente al uso de cierta información en su contra”. La OA afirmó que no cerrar el acuerdo “equivale a bloquear la cooperación internacional”, lo que implicaría la violación a los mandatos constitucionales y las obligaciones internacionales.

Se cumplieron dos años de que se diera a conocer que la constructora brasileña Odebrecht admitió el pago de coimas en la Argentina por al menos US$ 35 millones, entre 2007 y 2014. Sin embargo, la Justicia argentina y las autoridades brasileñas aún no pueden cerrar un acuerdo para la entrega de las pruebas. En las últimas semanas, la primera posibilidad real de llegar a un acuerdo en la investigación sobre el presunto pago de sobornos por la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento volvió a trabarse luego de que las defensas del empresario Angelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri- y de ex ejecutivos en Iecsa, junto con los abogados de la misma Odebrecht se opusieran al acuerdo en los tribunales federales.

El fiscal Franco Picardi explicó en un escrito que el acuerdo al que se llegó con las autoridades de Brasil permite recibir la información y pruebas aportadas por los arrepentidos de Odebrecht. La Justicia argentina busca los nombres de los ex funcionarios que habrían recibido sobornos para entregar obras a la compañía brasileña y sus socias locales. En el caso del soterramiento, Odebrecht se asoció a Iecsa, Ghella y Comsa. Todas son investigadas en la causa.

El fiscal Picardi impulsa la firma del acuerdo junto con la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF), y amparados en el visto bueno del jefe interino de los fiscales, Eduardo Casal, nombrado por Mauricio Macri.

Luego de meses de negociaciones con Brasil, se acordó que la Justicia deberá garantizar que las pruebas e información obtenidas por los acuerdos de delación premiada no serán utilizadas penalmente en contra de los brasileños que declararon como arrepentidos en el caso. Tampoco contra la compañía.

Las evidencias sólo podrán ser usadas en el expediente para el cual sean enviadas por los brasileños, es decir, que no podrán ser compartidas entre los distintos fiscales que investigan a Odebrecht en diferentes causas en la Argentina.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -