Comodorenses al horno

Con temperaturas altas que se registraron desde las primeras horas de ayer y que ubicaron a Comodoro Rivadavia a la cabeza de una lista de diez ciudades con el más alto registro térmico antes del mediodía, cuando se registraban 33.5, el ambiente fue enrareciéndose más durante la tarde y sobre las 16, se registró la temperatura máxima de la jornada con 36.4, momentos en que Trelew subía a la “pole position” del país con 37 grados.

La mayor temperatura del período primaveral para Comodoro, no solo sorprendió a los mismo vecinos y a la Patagonia toda, sino que el registro de calor en todo el Chubut llamó la atención al resto del país ya que, de las primeras diez ciudades registradas como las más calurosas de toda la Argentina, la provincia ubicaba a Trelew con algunas décimas sobre los 37; Comodoro Rivadavia con 36,4 sobre las 16; Puerto Madryn con 35,4 y Esquel 31,6.

Poco acostumbrados a temperaturas superiores a los 32 o 33 grados, la máxima de ayer convirtió a la ciudad en un infierno y una de las expresiones más escuchadas en la tarde de ayer era que “estamos al horno”, ejemplificando el tremendo calor que se sentía, quemando, en la carrocería de los autos, en los volantes -al menos en los que no se cubrió con protector-, en el asfalto o las veredas, con un calor que quemaba los pies y el mismo ambiente, con escaso viento, hacía el aire casi irrespirable.

Ese combo de situaciones, obligó y “disparó” a miles de vecinos hacia las playas de la ciudad, de Rada Tilly y fuera de los ejido urbanos -tanto al sur o al norte de esta ciudad-, donde se podía observar las costas colmadas de vehículos en las cercanías y de familias completas caminando por las playas o internándose en las frescas aguas del mar.

Esta situación de “comodorenses al horno” mostró otra cara de la calurosa jornada en la ruta hacia Rada Tilly o más al sur -donde la gente acostumbra acercarse a buscar aire fresco- por la que prácticamente se avanzaba a paso de hombre debido a la gran cantidad de vehículos particulares buscando acercarse a las costas, los que se encuentran con colectivos y camiones.

Esta lentitud del avance y bajo los rayos del sol, volvieron a hacer “extrañar” el camino costero Juan Domingo Perón, al menos para el traslado hacia o desde Rada Tilly, el que descongestionaba notablemente la ruta 3 y, a la vez, permitía esa paradisíaca vista del mar o de la colorida costa donde, por centenares, pequeñas y llamativas carpas, gazebos o sombrillas ofrecían algo de protección en la tarde de un casi verano.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -