Dos clientes ebrios se trenzaron a golpes con el encargado de seguridad de una cervecería

Dos clientes ebrios se trenzaron a golpes con el encargado de seguridad de una cervecería
Dos hombres en evidente estado de ebriedad que se negaban a abandonar el comercio nocturno ya cerrado y por el cual habían previamente solicitado reservas, se trenzaron a golpes con el encargado de seguridad que les decía que debían marcharse ya que todo el resto de la clientela se había retirado. Uno de los hombres terminó con hematomas en el rostro y una herida cortante en el parietal derecho y debió recibir asistencia médica.

“No me cierren la cervecería”

Ocurrió cerca de las 23 cuando personal policial de la Comisaría Primera debió acercarse a la cervecería Antares que se encuentra sobre calle 25 de Mayo casi Sarmiento ya que los habían alertado de dos hombres provocando disturbios en su interior. Justamente, cuando se acercaban estos dos hombres salían del lugar y uno de ellos se desplomaba en el piso, aunque no por los golpes, sino por la intoxicación alcohólica que llevaba encima, de acuerdo a lo manifestado por las fuentes policiales.

La policía se entrevista primeramente con una pareja de empleados del lugar, Mayra Ch. (30) y Mauricio D. E. (31). Justamente, Mauricio es el encargado de la seguridad en el lugar y manifestó haberse enfrentado a trompadas con los dos hombres que se negaban a retirarse ya que había llegado la hora del cierre del comercio. En cuanto a los clientes, fueron identificados como Humberto Miguel Arca R. (27) oriundo de Paraguay y quien a simple vista se lo veía visiblemente golpeado en el rostro sangrante y por el cual se solicitó una ambulancia, siendo el restante identificado como Pedro Manuel G. (31).

Leer más  Cronograma de recolección de residuos para el fin de semana largo
Leer más  Linares: “El bono para obras nos permitirá generar más de 600 puestos de trabajo para la UOCRA”

El Dr. Pablo Mujica que llegó en una ambulancia del 107 de urgencias sería quien constataría las heridas de Arca R. constando solo lesiones leves. No hubo detenidos y cada una de las partes se reservaba el derecho a denunciar a la otra, trascendió por último.