Autoridades policiales aclaran sobre denuncia de vecina de Ciudadela por maltrato policial

El maltrato de un policía para con una vecina que fue a realizarle preguntas en la propia Subcomisaría de Ciudadela, asentada en el flamante barrio Padre Juan Corti, motivó que la mujer saliera con los tapones de punta y generalizara, endilgando a todos los que trabajan en dicha dependencia policial tildándolos de “gordos y vagos que no salen nunca de patrullas”.

Tales comentarios vertidos en algunos medios de prensa no solo molestaron al resto de empleados policiales que trabajan en el lugar -donde el pasado 15 de abril 5 de ellos tuvieran que aislarse por haberse contagiado el Covid-19 y debieran cerrar el edificio hasta desinfectarlo días después-, sino que causaron malestar en dirigentes vecinales y otros vecinos asombrados al enterarse que había personas que “andaban a los tiros y la policía no hace nada”.

Esta vecina luego convocaría a un grupo minúsculo de vecinos que se adhirieron a su reclamo, aunque los dirigentes vecinales no están de acuerdo.

Una denuncia de acoso callejero y un denunciado

Según este diario pudo averiguar, todo empezó con una denuncia por acoso callejero que sufrió otra vecina que suele vérsela en sus largas caminatas a lo largo y ancho del barrio que es la continuidad de Ciudadela.

La Subcomisaría que aún no lo es oficialmente y ni siquiera funciona como Destacamento, se puso en funciones años atrás cuando hubo reales problemas de inseguridad que con el tiempo se fueron solucionando. El comisario César Avendaño es el jefe de la Unidad Operativa Zona Norte y de quien depende esa Subcomisaría, y consultado por este diario manifestó que “nos enteramos de la manifestación que hizo esta señora con algunos vecinos, por eso en la tarde noche del martes nos reunimos con el jefe de la Unidad Regional y algunos dirigentes vecinales; estamos trabajando en el acoso callejero y dispusimos que hoy (por ayer miércoles) se haga presente la jefa de la Comisaría de la Mujer zona norte para dar una charla al respecto sobre el acoso callejero y asesoramiento; y también está la policía comunitaria para tratar los problemas de vecinos y los fines de semana se reforzará la guardia con gente de Operaciones y los Grupos especiales”.

Por su parte el comisario mayor Adrián Muñoz, jefe de la Unidad Regional Comodoro Rivadavia coincidió con Avendaño en que hubo una mala actuación de un empleado policial “que conoce muy bien al hijo de la denunciante; ella fue a pedir explicaciones por su hijo y fue la primera en insultar, y el policía no se dejó faltar el respeto, pero también insultó y de eso nos encargamos nosotros. Ella fue a pedirle explicaciones por dos denuncias que se tramitan en la Comisaría de la Mujer y el policía no tiene porqué darle ningún tipo de explicaciones ya que no está al tanto de esas denuncias que son de carácter privado” explicó el funcionario policial.

Leer más  Los votos que reciba la fórmula Buzzi-Cocha serán anulados
Leer más  Plan Detectar: desde hoy buscarán casos de covid en el barrio Pueyrredón

“El que escuche disparos que denuncie, pero mantenemos estrecho contacto con la policía” dice una dirigente vecinal del barrio Padre Juan Corti

“Acá el problema fue con un policía, pero no hay que poner a todos en la misma bolsa; no estoy para nada de acuerdo con lo denunciado por la vecina María” dijo a Crónica Verónica Myburgh, responsable de la futura Asociación Vecinal del barrio Padre Juan Corti en la continuidad del barrio Ciudadela.

Asimismo, fue categórica al afirmar: “desmiento totalmente que haya disparos todas las noches o el patrullero esté lleno de agujeros de bala; eso se lo dije a la vecina que se extralimitó en sus dichos, y esto lo digo porque los vecinalistas de este sector mantenemos reuniones permanentes con el comisario (César) Avendaño, y también trabajamos bastante con la policía comunitaria que realizó tareas de relevamientos por familias nuevas que han venido al barrio y en muchos casos hay gente o chicos jóvenes desocupados, como pasa en todos los barrios, pero no hay hechos de inseguridad preocupantes, sí hechos de violencia intrafamiliar, pero esas son cuestiones privadas de cada familia”.

Finalmente la dirigente vecinal que dialogó con este diario señaló que en dichas reuniones “no vamos todos los dirigentes de la vecinal, sí vienen funcionarios municipales y policiales, vamos tres o cuatro, sabemos que por esta pandemia más de diez personas no nos podemos reunir, o si el tiempo lo permite, reunirnos al aire libre en una canchita” manifestó Verónica Myburgh, que también opinó sobre proyectos en carpeta para este importante sector barrial de la zona norte de la ciudad, los que oportunamente serán publicitados para conocimiento de los vecinos.