Sostiene que a su padre lo mataron y pide que se reabra la investigación

La hija de Mario Curin asegura que hay pruebas que no fueron tomadas en cuenta y que faltan hacer pericias que indicarían que la muerte de su padre no fue un suicidio.

Mario Ernesto Curin (58) fue encontrado muerto en Perito Moreno el 31 de enero y aunque la autopsia determinó que se trató de un suicidio, su hija Amira Curin sostiene que a su padre lo mataron y solicita que se reabra la investigación.

Curin estaba desaparecido desde el 25 de diciembre y su cadáver fue encontrado en el marco de los rastrillajes junto a un arma de fuego tipo carabina calibre 22 y una vaina servida. En la autopsia se determinó que la causa de muerte fue un traumatismo encéfalo craneal, producido por disparo de arma de fuego autoinfligida, que databa de treinta días atrás, aproximadamente.

Sin embargo su hija dice que hay pruebas que no se tuvieron en cuenta, que un juez ordenó realizar pericias que aún no se llevan adelante, y apuntó contra sus familiares por un conflicto con la propiedad donde residía la víctima.

Desaparición y búsqueda

En diálogo con Crónica, Amira detalló que la denuncia por desaparición fue radicada el 6 de enero, ese día la policía entra a la casa del padre y encuentra masa de pan leudando y restos de comida en descomposición. “La primera vez solo lo buscaron un día, iniciaron la búsqueda en horas de la tarde del 7 y terminaron el 8 a la una y media. De ahí en adelante no tomaron ninguna actuación, más que tomar declaraciones y dar aviso a los puestos de los campos” afirma.

En ese entonces Amira residía en Entre Ríos y pudo volver a Santa Cruz recién el 22 de febrero donde tomó conocimiento de la situación. “A partir de ese momento comienzo a movilizarme para que se reactive la búsqueda. Se reactiva el 30 de enero, rastrillamos la chacra donde vivía y las chacras cercanas y no se encontró nada. El día 31 lo encontramos a 3 km de su casa, con un disparo” y se determinó que se trató de un suicidio.

Otras pruebas

Al cerrarse la causa, Amira decidió presentarse como querellante ya que no cree que su padre se haya suicidado: “estoy segura de que mi papá no se mató, por todas las charlas que tuve con él, por los proyectos que teníamos, y porque él mismo tenía proyectos, estaba construyendo, estaba ahorrando plata” detalla.

Leer más  Rada Tilly tendrá una nueva edición del Festival de Titeres Muñecos de Arena y Viento
Leer más  Investigarán si ofrecieron U$S 8 millones para que Lavagna no sea candidato

Entre otras cosas, la mujer señala que su padre tenía un disparo en la sien izquierda, y que él era diestro; no sabe de dónde salió el arma y no tiene información sobre si le hicieron pericias. También recordó que el fiscal ordenó que se haga un barrido electrónico de pólvora en sus manos y ropas, entre otras pruebas que hasta la fecha no fueron autorizadas por el juez.

La mujer menciona que cuando fue encontrado su padre estaba vestido con ropa formal y zapatos mocasines, vestimenta que usaba para ir al pueblo, y que no tenía rastros de tierra o espinas en su ropa con lo cual no cree que haya caminado 3 km por el campo.

Otra incógnita es el teléfono celular de Curin que no fue encontrado junto al cuerpo; “un día después que enterramos a mi papá, aparece en su casa, arriba de la mesa, el celular que estaba desaparecido”. El teléfono fue entregado a la policía que lo envió a Caleta Olivia para que sea investigado, aunque por el momento no tienen los resultados.

Apunta contra familiares

“Mi tía radica la denuncia el día 6 de enero recién, a pesar de que ella días antes ya había constatado que mi papá no estaba” señala Amira y menciona que antes de encontrar el cuerpo, sus familiares habían averiguado en el área de Tierras por la situación de la propiedad. Además señala que vendieron todos los animales de Curin sin consultar, tomaron dinero, un anillo de oro, herramientas y otros objetos de la vivienda, y cambiaron las cerraduras y candados.

Amira luego se instaló en la vivienda de su padre y denuncia que sufrió intimidaciones de parte de sus familiares para que se vaya del lugar; “me dejaron la cabeza de una oveja colgada en la puerta” dice, y afirma también que “mi tía me amenazó de forma personal y le hice la denuncia, quedó captado a través de las cámaras que puse en la chacra”.
Por todo esto, sospecha que están relacionados a la muerte de su padre y el motivo sería un conflicto por la propiedad; “me hace pensar que atrás de todo esto había un interés económico y quedarse con las tierras de mi padre” concluye.