Homicidio en Trevelin: 30 días de prisión preventiva para el único imputado

De acuerdo a la acusación fiscal, los hechos acontecieron tal como Crónica informara en su edición del martes 6 de abril, de acuerdo a la siguiente información suministrada por la licenciada Sonia Vaamonde, vocera de prensa del MPF con asiento en Esquel.

Se produjeron dos detenciones en las primeras horas de la investigación. El primero de los detenidos fue desvinculado a partir de un testimonio y ruedas de reconocimiento. El segundo fue reconocido y varias evidencias lo vinculan al suceso. Familiares de la víctima pidieron que se haga justicia.

El fiscal Ezequiel Forti, acompañado de la funcionaria María Elena Cimadevilla, pidió la formalización de la investigación penal y el dictado de prisión preventiva del imputado.

El 3 de abril, aproximadamente a las 20:00 horas, en el patio del  domicilio ubicado en calle John Muray Thomas y Costanera, sector denominado la toma de la localidad de Trevelin, el imputado se habría violentado diciéndole al dueño de casa que le daba una semana para retirarse de la propiedad, que si no le pegaría un tiro, que el terreno era de él, que se lo había dejado a cuidado de un tercero, lo cual hizo que este se asuste y se retire de la vivienda en busca de la policía.

El imputado se quedó en la casa junto a la víctima Santibáñez Urbelindo Artidoro con quien, según la imputación fiscal, continuó la agresión de manera física, efectuándole golpes en distintas partes del cuerpo pero principalmente en la cabeza con elementos contusos entre ellos una piedra, una radio y una silla, luego de golpearlo brutalmente hasta causarle la muerte, lo dejó tendido en el suelo y se retiró.

Al día siguiente 4 de abril de 2021, a las 08:00 horas, Santibáñez fue encontrado sin vida en el patio trasero de la vivienda.

Pedido de prisión preventiva

Forti detalló los elementos que vinculan al imputado con el hecho, explicó las medidas realizadas hasta el momento y las medidas pendientes, habló de la conducta procesal del detenido y se refirió a la conmoción que produjo el suceso entre los vecinos, muchos de ellos con temor luego de haber presenciado un hecho de características tan violentas. Con estos fundamentos y frente a la necesidad de cautelar el proceso, el fiscal solicitó el dictado de prisión preventiva por sesenta días.

Valeria Ponce, defensora pública, se opuso al pedido. Cuestionó la vinculación de su defendido con el hecho. Sostuvo que el error que llevó a vincular a otra persona con lo sucedido también puede estar cometiéndose en relación a su representado y esto debe considerarse en su favor. Indicó que podría aceptar la imposición de un arresto domiciliario en esta etapa de la investigación, fundamentalmente teniendo en cuenta la tensión que el hecho produjo en todos los afectados.

La jueza Fernanda Révori resolvió explicando en detalle a la familia de la víctima y al imputado, cuales son las exigencias legales que debe considerar a la hora de resolver la imposición de una medida de coerción. Valoró los indicios que sindican al imputado como presunto autor del crimen, habló de su conducta procesal, del intento de desviar la investigación hacia una tercera persona sobre la que se realizaron varias medidas de investigación, todas ellas con resultado negativo.

Consideró la gravedad y violencia del hecho y la pena en expectativa, entre otros aspectos y concluyó en que en el caso se evidencian los peligros de fuga y de entorpecimiento procesal, por lo que es necesario el dictado de la prisión preventiva. Previendo que pueden surgir novedades en la investigación que modifiquen de algún modo la hipótesis actual de la Fiscalía, dispuso que la medida sea revisada en el plazo de treinta días.

El dolor de la familia

Hablaron en la audiencia la hija y el nieto del fallecido. La mujer expresó su dolor en medio de lágrimas. Dijo no entender y pidió que le expliquen por qué golpearon a un viejito.

El hijo de esta no pudo contener su enojo, se dirigió al imputado pidiéndole explicaciones.

La tensión que se vivió en la sala llevó a la jueza a indicarle que no se dirija de modo directo al imputado al hablar. Ingresó el personal de seguridad formándose en barrera para separar visualmente al joven del imputado. Cuando el nieto de la víctima terminó de hablar se retiró de la sala, aún exaltado.

Comentar
- Publicidad -