Desde la Unidad Regional remarcaron que se sigue controlando permanentemente a la ciudadanía

El comisario Ariel Chavero, jefe de Operaciones de la Unidad Regional, se refirió en diálogo con Crónica a los controles que se desarrollan en distintos puntos de la ciudad y remarcó que, desde que comenzó el aislamiento preventivo, en marzo del año pasado, nunca se dejó de controlar a la ciudadanía. Una de las funciones de la policía es hacer cumplir las ordenanzas vigentes en la ciudad, por ende, los efectivos son considerados autoridad de contralor con respecto al uso del tapabocas.

Chavero destacó además que se realizan permanentes operativos en locales nocturnos para corroborar que se cumpla la normativa vigente.

El Jefe de Operaciones de la Unidad Regional señaló en primer término, respecto al uso del tapabocas, que esta es una cuestión que tiene que ver con la responsabilidad de cada ciudadano. Además, resaltó que, en lugares cerrados, en donde se practican distintas actividades, como ser, por ejemplo, las deportivas, esto es algo que depende de la persona a cargo, es decir, si exige o no que las personas que concurren al local usen el cubrebocas.

“En los gimnasios, por ejemplo, lugares a donde concurren muchas personas, está en los dueños hacer cumplir los protocolos por los cuales les permitieron abrir. Uno de esos protocolos es el distanciamiento social, y dentro de las cuestiones de bioseguridad está incluido el tapabocas. Lo que nosotros vemos es que está habiendo un relajamiento individual. A mí últimamente me ha tocado viajar por cuestiones de trabajo, y puedo decir que, en Trelew, la gente nos miraba descolocada porque caminábamos con el tapabocas por la calle. Si uno caminaba la ciudad, con suerte encontraba tres personas usándolo”, puntualizó Chavero.

Te puede interesar
Comisario Muñoz: “Hubo un acatamiento bastante importante”

En esta línea, el comisario resaltó que si bien en muchos casos la policía trabaja en conjunto con personal del Municipio, de manera paulatina, los efectivos policiales de la ciudad fueron retomando otro tipo de funciones, en este caso, más centradas en el control diario de la circulación en la ciudad. “En su momento fuimos autoridad de contralor con el tema del tapabocas. Ahora no es que dejamos de controlarlo, pero al haber más apertura, más movimiento social, nosotros hemos recuperado nuestra actividad específica de policía. En su momento, estábamos muy abocados a cuestiones de bioseguridad. Pero repito, esto no quiere decir que dejamos de controlar. Estamos haciendo controles permanentes en locales nocturnos, controlando la capacidad y los horarios, el distanciamiento y el uso o no del tapabocas”.

“La clandestinidad surge cuando se prohiben cosas que antes la gente hacía”

Ariel Chavero habló también sobre las fiestas clandestinas que se llevan a cabo en la ciudad y remarcó que, en un contexto como el actual, la clandestinidad es algo que tiende a aparecer cuando a la población se le prohibe hacer cosas que antes se podían realizar con normalidad. “La clandestinidad surge cuando se prohiben cosas que antes la gente hacía. Los operativos de control que hacemos están basados en las fiestas”, sostuvo el jefe policial.

Te puede interesar
Comisario Muñoz: “Hubo un acatamiento bastante importante”

“En este sentido, nosotros hemos sido muy estrictos en la mayoría de los controles, sobre todo con el rubro gastronómico. La pandemia sigue vigente y ahora se viene la segunda ola de contagios, creo que la gente tiene que seguir adoptando las medidas de seguridad, hay que tomar los recaudos necesarios, como hicimos todos desde el primer día. Sucede que somos una sociedad reaccionaria, hasta que no vemos que pasó algo grave, no tomamos conciencia. Los controles ahora se van a intensificar. Es probable que se generen circuitos únicos de circulación, la planificación de prevención policial es algo que ya tenemos, porque tuvimos que aplicar el mismo esquema el año pasado”, concluyó el jefe de Operaciones de la Unidad Regional.

Comentar
- Publicidad -