Newbery goleó y espera el clásico

Con una mejoría experimentada durante el complemento, Jorge Newbery superó ayer cinco a dos a Próspero Palazzo para continuar como uno de los líderes de la Categoría A del fútbol local y a la espera del clásico ante Huracán, que será un partido -lejos- entre los dos mejores equipos del torneo.

Comparado con las actuaciones anteriores, ayer no estuvo tan lúcido y le costó mucho principalmente en la primera parte, aunque contó con la categoría de Eric Castro para romper la paridad, en un período donde también la pasó mal atrás, es que un error propio le significó el empate que estampó Joaquín Villarroel.

No obstante en el complemento se pareció mucho al de las jornada anteriores, porque además de dominar territorialmente comenzó a establecer diferencias en el marcador con un golazo de tiro libre de Lucas Reynoso, la acostumbrada aparición de Oscar Marchant que lleva 9 tantos en cuatro partidos, más el de Franco Domínguez y el segundo de Castro para definir el duelo y convertirse en la figura. Mientras que la visita se puso 2-4 parcialmente por el descuento de Brian Alvear.

Luego de tres partidos en su cancha -el restante fue en USMA-, el fin de semana que viene afrontará el clásico de visitante en un duelo en el que además de estar en juego el liderazgo del campeonato, también reunirá a los dos equipos que están dominando ampliamente la competición, debido a que los dos, además de invictos, vienen abrochando varias goleadas.

Palazzo genera uno de los avances por intermedio de Julio Contreras.

En casa, siendo líder y asumiendo su protagonismo, el Lobo desde el inicio mismo se movió bien adelante y tratando de desenvolverse en campo rival, sin embargo estuvo impreciso, con baja claridad y escasas asociaciones, por ende y en consecuencia, no concibió reales posibilidades de gol, más allá de que avanzó repetidamente y provocó una gran cantidad de tiros de esquina.

Aún así, ante la falta de volumen y disfrutando de grandes individualidades, quebró la paridad cuando ingresando por la derecha y sobre el área grande, Eric Castro enganchó de derecha a izquierda, eliminó su marca y metió un violento y furioso zurdazo que se metió por arriba.

Leer más  Clima: Jueves con neblinas y una máxima de 17 grados
Leer más  Cuarta jornada para el infantil de CAI

Pese a la ventaja parcial no pudo acomodarse del todo y el PT fue uno de los más flojos hasta el momento, es que también Palazzo presentó una buena propuesta al disputar el medio y para nada se refugió atrás, aunque le costó subir y lo hizo en mínimas oportunidades.

Además de no estar fino para atacar, Newbery también reveló algunas falencias atrás, porque llegó un centro a su propia área y el arquero Kevin Flores no tuvo un control total de la pelota, que quedó rebotando y fue Joaquín Villarroel el que aprovechó para empardar cerca del final de la etapa.

Pero en el complemento hizo olvidar rápidamente la discreta producción anterior. Ya a los 13 minutos se disparó hasta el 3-1 con una brillante definición de Lucas Reynoso que metió un tiro libre al ángulo y luego fue Oscar Marchant, que como en todos los partidos precedentes, se anotó entre los goleadores.

Justamente fue Marchant el que, casi sobre la media hora, asistió a Franco Domínguez para que extendiera la distancia dentro de un escenario que le quedó bastante favorable, es que varias veces la última línea del visitante trepó hasta casi la mitad de la cancha, y ahí el local comenzó a jugar más directo y frontal, con asistencias largas para generar varias alternativas y de ese modo disponer de algunas chances más. De poco sirvió el descuento de Alvear y, para decorar una nueva victoria y su gran tarde, Castro nuevamente fue indetenible y firmó el cinco a dos final.

De poco y nada valen los antecedentes antes de cualquier derby, pero lo que se destaca es que Newbery, pese a no mostrar su mejor versión, de igual forma terminó goleando, en tanto que Huracán, el sábado, se despachó con una nueva goleada al imponerse 6-0 a Petroquímica en el Estadio Comodoro. Lo que sí está claro, es que aproxima un duelo de categoría, nivel y expectativa, porque ambos elencos mandan y lo están haciendo con notable superioridad.