Presentaron un libro sobre la historia del vecinalismo en el Barrio Juan XXIII

Comenzó a escribirlo en plena pandemia, en marzo del año pasado. La obra hace un recorrido de los veintidós años que lleva trabajando en la vecinal del barrio. “Marca un antes y un después, de alguna manera. Yo empecé a trabajar en la asociación vecinal en una época en la que al barrio le faltaban muchas cosas”, señaló a Crónica.

Francisco Gutiérrez vive hace 37 años en el Barrio Juan XXIII, y hace 22 empezó a trabajar en la unión vecinal. Fue presidente tres veces y también ocupó el cargo de vicepresidente. A la edad de 65 años, es uno de los vecinos más antiguos del barrio que hoy tiene 45.

“Tuve varios cargos en la vecinal. Fui presidente tres veces, vicepresidente, tesorero, vocal titular, vocal suplente. El libro cuenta un poco la historia desde que nosotros empezamos a trabajar en el barrio, con especial énfasis en las obras que logramos conseguir para todos los vecinos”, resaltó en primer término.

Obras importantes para el Juan XXIII

Uno de los temas que más se destaca en la edición de Gutiérrez son las obras que se lograron con el paso de los años para el barrio, algo en lo que el autor puso especial énfasis. “Al estar durante muchos años en la vecinal, conseguimos muchas obras importantes. Una de esas obras fue la del drenaje de salitre. El salitre nos estaba comiendo las casas.

El Municipio ya había hecho una obra de similares características, pero también se habían instalado las cloacas, entonces no funcionaba lo que se había hecho. Durante la gestión de gobierno de Marcelo Guinle, nosotros conseguimos que hicieran una obra nueva, y pedimos que la hiciera gente de la universidad. Dio muy buenos resultados, logramos que los niveles de salitre disminuyeran”, recalcó el vecinalista del Juan XXIII.
Otro logro importante, que se dio durante las intendencias de Jorge Aubía y Raúl Simoncini, fue la obra de asfaltado.

“Con el correr de los años conseguimos el asfalto y empezamos a asfaltar todo el barrio, pero en esa gestión estaba Carlos Carrizo como presidente, yo era el vice. El intendente Jorge Aubía nos dio una mano grande para lograr esto, para que pudiéramos conseguir asfalto para todo el barrio. Primero hicimos desde la calle Patricios hasta la Roca, y después de Patricios a Congreso. Recuerdo que el intendente Simoncini también nos ayudó con esto”, rememoró el autor de “22 años de Vecinalismo: Asociación Vecinal Juan XXIII”.

“También destaco la obra de la recolectora de zona sur. Para nosotros fue un alivio, porque teníamos mucha saturación de cloacas, llovía un poco y se saturaban. Fue una obra muy importante para el barrio. Con el tiempo, también empezamos a trabajar en la plaza, que estaba llena de salitre. Ahí también hicimos un drenaje. Después conseguimos la pista de skate y logramos poner una cancha para que jueguen los chicos”.

El recuerdo del temporal y cómo afectó al Barrio Juan XXIII

Francisco Gutiérrez recordó el temporal de 2017 y cómo la catástrofe climática afectó al barrio.

El vecino señaló que fue algo que marcó un antes y un después para los vecinos de la zona, que vieron cómo sus casas eran destruidas por la intensa lluvia en un abrir y cerrar de ojos. “Algunos vecinos permanecían en los techos de sus casas, refugiados ahí. Fue terrible”, se lamentó.

Leer más  El Intendente recibió al presidente de la Cámara de pymes petroleras de la Cuenca
Leer más  Fernández expone ante representantes de cámaras de comercio y presenta un libro

“El temporal fue algo que nos afectó muchísimo. Dejó a mucha gente sin nada, perdieron sus autos, sus muebles, sus casas enteras. Muchos no recibieron ayuda después de esto, nadie los ayudó. El temporal nos golpeó muy fuerte, pero así como nos golpeó, logramos salir adelante. Recibimos mucha ayuda, de la gente del Ejército, de Clear, de la Cooperativa, del Municipio.

Fueron muchísimos los que colaboraron con nosotros. A mí me tocó tener 40 centímetros de barro y otros 20 de agua. Pero hubo lugares en donde había 80 centímetros, incluso más de un metro. Había personas que directamente no podían salir de sus casas, que quedaron atrapadas adentro”, recordó Gutiérrez.

En el mismo sentido, el vecino del Juan XXIII contó que, el día después del temporal, se vio a muchas personas subidas a los techos de sus casas, esperando ser auxiliadas. “No podían entrar porque el barro no te dejaba avanzar. Cuando venían las máquinas a trabajar, tampoco podían hacerlo, porque era demasiado lo que había. Muchos estuvieron desde las seis de la mañana, momento en el que la lluvia calmó, hasta las doce del mediodía, una de la tarde. Después llegó personal del Ejército a ayudarnos”.

La ayuda de su hija y la motivación de escribir

Jéssica Gutiérrez, hija de Francisco, se encargó de editar el libro, y contó a este medio gráfico que su padre creó una página en Facebook que lleva el nombre “22 años de Vecinalismo”, en donde la gente puede subir sus propias historias sobre lo vivido en el barrio a lo largo de estos años, y también dejar su recuerdo sobre el temporal de 2017.

Sobre sus motivaciones para escribir la obra, Gutiérrez planteó que la idea se le ocurrió en marzo del año pasado, cuando se decretó el aislamiento preventivo, social y obligatorio en todo Argentina, por la pandemia del coronavirus. “Un día fui al quincho de mi casa y vi una caja llena de recortes de diario, empecé a revisarlos y se me ocurrió la idea del libro.

Pensé, ¿por qué no puedo escribir un libro? Mi familia me dio una mano grande, porque me acompañó en todo el proceso. Me llevó siete meses armarlo. Destaco la ayuda que me dio mi hija, que se encargó de editarlo”, señaló el autor de “22 años de vecinalismo: Asociación Vecinal Juan XXIII”.

Para concluir la entrevista, Francisco Gutiérrez brindó una última reflexión y remarcó que, su intención con el libro es que no solo los vecinos, sino la comunidad en general de Comodoro Rivadavia, pueda ver un poco más de cerca el trabajo de los vecinalistas.

“Muchas veces pasa que nosotros pasamos desapercibidos, nuestro trabajo queda tapado y no sale a la luz, porque siempre trabajamos en silencio. Yo lo que quiero es que la comunidad vea cuál es la función del vecinalista, ese es mi objetivo, para que de esa manera, los vecinalistas se sientan más orgullosos de su trabajo”, concluyó.