Se presentó la plataforma Notables de la Ciencia

Con la presencia de autoridades, se lanzó la plataforma digital que permitirá a la ciudadanía recorrer la vida, obra y legado de tres figuras emblemáticas de la ciencia argentina: Eugenia Sacerdote de Lustig, Luis Federico Leloir y Bernardo Alberto Houssay.

En un evento virtual sumamente emotivo, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la Fundación Instituto Leloir (FIL) y el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME- CONICET), lanzaron públicamente  la plataforma Notables de la Ciencia que reúne y da muestra de las trayectorias de dos Premios Nobel en Ciencias de la Vida que desarrollaron todo su trabajo en Argentina: Bernardo A. Houssay (1947, Medicina) y Luis F. Leloir (1970, Química). También de Eugenia Sacerdote de Lustig, una de las más destacadas investigadoras de la historia de la ciencia de nuestro país, clave en la vacunación contra la poliomielitis y líder de importantes hallazgos en genética, cáncer, virología, neurociencias y otros campos.  El lanzamiento propone estas tres figuras, quienes formaron parte del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), pero la idea es seguir sumando más figuras destacadas de la ciencia nacional pertenecientes a otros campos del conocimiento.

El Proyecto se llama “Notables de la Ciencia”, impulsado por el CONICET, la FIL y el IBYME, con la colaboración de fundaciones e instituciones, tiene por objetivo visibilizar la relevancia de la vida, obra y legado de Houssay, Leloir  y Sacerdote de Lustig  para la ciencia argentina y su impacto en la ciencia a nivel internacional, de manera de inspirar y servir de contexto a las generaciones actuales y futuras. En palabras de la Dra. Ana Franchi, presidenta del CONICET, “Con esta iniciativa queremos reconocer el valioso aporte que científicas y científicos han hecho a la Ciencia Argentina. Cada generación que se inicia en una actividad piensa que es la primera y la fundadora, y tiene todo ese derecho a pensarlo, pero es importante que esas generaciones que se acercan a la ciencia sepan que hubo pioneros y pioneras. Y además de estos tres representantes que presentamos hoy, hay muchos más a los que iremos incorporando con un criterio de género y federal”.

En relación a la Dra. Lustig, agregó: “A todas las dificultades que sufren los investigadores se suman las dificultades de ser mujer. La Dra. Lustig me contaba que iba en bicicleta de trabajo a su casa para poder amamantar a sus tres hijos. Nos contaba de las dificultades de ingresar a la universidad habiendo hecho un bachillerato para mujeres y tener que rendir muchas materias. Quiero destacar que además de todas las dificultades que han y hemos tenido las y los investigadores, en el caso de la Dra. Lustig tenemos que agregar las dificultades que hacen a su género”.

Por parte del IByME, su directora, la Dra. Victoria Lux, destacó: “Los que trabajamos en el IBYME, los de mi generación, tuvimos y tenemos el invalorable privilegio de escuchar sobre Don Bernardo directamente de personas que lo conocieron, que trabajaron con él. Para las próximas generaciones de científicos, y de argentinos en general, es indispensable contar con un sitio de libre acceso donde se pueda encontrar fácil y amigablemente información refrendada y legítima sobre los próceres y fundadores de nuestra ciencia, para nutrirse de ellos, como lo hicimos nosotros, pues ya no tendrán los testimonios de primera mano”.

En tanto, la Dra. Angeles Zorreguieta, directora de la Fundación Instituto Leloir, señaló: “Esta iniciativa centrada en nuestros grandes científicos es muy importante para que la comunidad en general y en especial los estudiantes conozcan a través de distintos recursos la historia emblemática de la ciencia argentina y el legado valiosísimo que nos ha dejado. Sin duda, un objetivo importante es que sea una fuente de inspiración que despierte la curiosidad científica en las nuevas generaciones de jóvenes.”

Un bloque de la ceremonia estuvo dedicado a homenajear la figura de Eugenia Sacerdote de Lustig y para ello, expresó unas palabras su hija, la Dra. Livia Lustig, y su discípula, la Dra. Elisa Bal de Kier Joffé. “Uno de los rasgos más notables de su carrera fue su permanente labor en la formación de investigadores. A las mujeres científicas que nos formamos a su lado nos allanó caminos y muchas veces nos detuvo en ese impulso de optar entre la familia y la profesión, pues tuvo la certeza, y no se equivocaba, de que con el tiempo podríamos cumplir con ambas. Considero que este es un muy merecido reconocimiento no solo a una destacada científica sino también a un excepcional ser humano”, sostuvo Bal de Kier Joffé.

La historia de la ciencia en clave digital

La plataforma fue diseñada para que adultos y jóvenes puedan disfrutar un recorrido por la trayectoria de los y las notables de la ciencia a través de materiales audiovisuales; grabaciones sonoras; entrevistas a discípulos, investigadores y personas allegadas; fotografías de los protagonistas, de sus cuadernos de laboratorio, correspondencia y pasajes de su vida, premios; ilustraciones; textos; recortes periodísticos, su producción científica, podcasts, y otras herramientas. En este sentido, la Lic. Ingrid Lucero Parada, de la Dirección de Relaciones Institucionales del CONICET, destacó: “Estamos frente a un proyecto de comunicación pública de la ciencia que está directamente relacionado a la historia de la ciencia en nuestro país. Ello implicó el desafío de crear narrativas creativas e innovadoras sobre estos grandes notables, jugando con los diferentes formatos digitales que hoy están disponibles, porque más allá de llegar a la sociedad queremos que la plataforma sirva de inspiración para los más jóvenes”.

En este aspecto, Lorena Carlino, coordinadora del Repositorio Institucional de CONICET Digital, expresó: “Todos los materiales que se encuentran en el sitio de notables de la ciencia, también se encuentran alojados en el repositorio del CONICET, de esta manera, la visibilidad de cada libro, fotografía, video, audio se amplifica ya que llegan a ser indexados por los buscadores web de una manera más ágil y fluida debido a la forma en la que son cargados y porque además al día de hoy, el repositorio ya cuenta con más de un millón de visitas al mes. Además, cada ítem será “curado” uno por uno para resguardar su calidad descriptiva y así los indexadores web los ubiquen entre los primeros resultados de las búsquedas que se realicen y por otro lado para que sean cosechados por otros sistemas y así estén disponibles más allá de cualquier frontera”.


Mujeres en un mundo de hombres 

“En el tiempo en que yo estudiaba para los exámenes del Liceo, un hermano mío mayor tuvo un accidente de coche, por lo cual tuvo que ser internado en un pueblito cerca de Turín y yo pasé muchas noches con él porque estaba grave. Entonces entré a conocer bien qué era un hospital, quiénes eran los médicos, las enfermeras, los pacientes, empecé a acostumbrarme a este ambiente de la medicina y esto ya me despertó mucho el deseo de estudiar medicina”.

“Cuando decidí estudiar encontré un rechazo terrible en mi familia porque nadie, ninguna mujer estudiaba medicina. Al final conseguimos ingresar con mi prima y éramos cuatro mujeres sobre 500 hombres así que se imaginan nuestra dificultad, no? Porque naturalmente los muchachos a los 18 años se divertían, hacían todas las bromas que podían y nosotras éramos tímidas”… Eugenia Sacerdote de Lustig

Comentar
- Publicidad -