Floxie y Cata atravesando Patagonia

Bloguera e instagrammer de viajes con más de 130 mil seguidores. Post cuarentena decidió emprender un viaje para atravesar la Patagonia en auto junto a su perrita Cata. El objetivo: recorrer 7600 km en 45 días, disfrutar de la ruta y descubrir nuevos paisajes de nuestro país.

(Por Caro Nieto) Floxie, Flor, comunicadora y viajera, como se autodefine. Trabajó durante 20 años en distintas áreas de la industria aerocomercial, lo que le permitió también viajar y estudiar fotografía, otra de sus pasiones. Gracias a su vasta experiencia en aviación, en 2014 comenzó su blog, El mundo de Floxie, de manera anónima para revelar su identidad y “sacarse la careta” literalmente, en Año Nuevo del 2018. En sus redes sociales comparte conocimiento e información de vuelos, aviación y viajes, muy útil para los demás viajeros. Como todos, se vio obligada a permanecer en su hogar durante la cuarentena, pero desde allí se dedicó a ayudar a los pasajeros varados en distintas partes del mundo.

Durante la pandemia también comenzó a idear un viaje, inspirada en Lady Florence Dixie, una escritora escocesa, quien también fue corresponsal de guerra, feminista y referente de la lucha por los derechos de las mujeres. En 1878, Florence emprendió un viaje por la Patagonia en compañía de su esposo, su hermano y su perro. Sus experiencias quedaron documentadas en su libro “Across Patagonia”. A partir de ese momento fue considerada la primera turista de la Patagonia. Por coincidencia o no, la combinación de su nombre y apellido, Florence Dixie, es Floxie. Por iniciativa propia y en honor a Florence, Floxie decidió emprender esta travesía por la Patagonia, viajando hacia el sur por la costa argentina hasta Río Gallegos, para luego volver siguiendo la ruta junto a la Cordillera y regresar a Buenos Aires. Pero no viaja sola, lo hace en compañía de su perra Cata, con el fin de alentar a que los distintos establecimientos turísticos se sumen a la movida Pet Friendly. Pudimos conversar con ella luego de su paso por Comodoro, para conocer sus impresiones y experiencia en lo que va del viaje y sus expectativas para lo que viene.

¿Qué impresiones te llevaste de Comodoro?

Era la primera vez que iba. Cuando uno llega es bastante impactante ver desde la Ruta 3 como va cambiando el paisaje. Estuve caminando por la costa, me pareció muy lindo y relajante tener el mar tan cerca. Sé que es una ciudad que tiene mucha historia en torno al petróleo y pude conocer el Museo. Me pareció muy interesante todo lo que vi ahí, las máquinas que usaban cuando empezaron y cómo la ciudad se formó en torno a la actividad. Está muy bien armada la exposición, las explicaciones, todo impecable. Es un buen programa para ir con chicos, para que aprendan sobre todo el procedimiento del petróleo, la historia de los yacimientos y Comodoro. También fuimos al Museo Ferroportuario, que también me pareció que está bueno. Pero lo que más me impactó fue la visita al Área Protegida Rocas Coloradas, con paisajes totalmente impactantes e inesperados para mí. Me parece que tenemos unos paisajes en nuestro país que no están tan difundidos y que son impactantes, maravillosos. Ese fue el caso con el que me encontré en Comodoro y sus alrededores.

Leer más  Hackatón: Un lugar para revalorizar la energía colaborativa y co-creativa
Leer más  En casa: Ergonomía visual en el marco del teletrabajo

En tus redes sociales, comparaste el viaje con tu experiencia en Islandia ¿Por qué?

Cuando yo viajé a Islandia, estuve andando en auto sola. Islandia es una isla volcánica donde tenes géiseres, volcanes, naturaleza pura, paisajes especiales y característicos. Entonces me impactó ese contacto que tuve con la naturaleza mano a mano, sin nada que esté contaminando. Si bien yo viajé por casi toda la Argentina, me faltaba la parte de la costa, de la ruta azul, la Ruta 3. Me pareció impactante y realmente me emocioné muchísimo porque son paisajes que yo no esperaba encontrar. Una cosa es ver fotos y otra cosa es verlo en persona y vivirlo. Me devolvió la sensación que tuve en Islandia de estar sola en la inmensidad de la naturaleza viendo paisajes alucinantes. La comparación que hice fue desde cómo me sentí o qué sensaciones me transmitió este viaje. Esa sensación de libertad, de asombro y de poder disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión. Una sensación de inmensidad, de decir “Wow qué chiquitos somos en este mundo y qué grande es la naturaleza” y me sorprendió gratamente poder sentir eso en nuestro país, en todos estos lugares nuevos que estoy descubriendo. Cuando uno ve un mapa, es solo eso, un mapa, pero cuando lo vas recorriendo, en tu cabeza se van uniendo los lugares y paisajes. Estoy feliz y contenta de redescubrir Argentina. Estoy orgullosa de nuestro país y de poder contarle al mundo lo que tenemos, porque la realidad es que mucha gente no tiene ni idea de que estos paisajes existen de este lado. Por ahí está más promocionada la Patagonia del lado de la Cordillera y me parece que la Patagonia de este lado, de la costa, es maravillosa, tiene paisajes únicos que valen la pena visitar.

Le preguntamos acerca del lugar que le genera más expectativa a continuación y nos contó que tiene muchas ganas de conocer Trevelin y El Chaltén. Puerto Pirámides fue el destino que más le gustó y considera que lo que lleva recorrido es la mejor parte del viaje por lo que espera volver para poder quedarse más tiempo. Floxie también reflexionó sobre la vida que se lleva en el sur. “A veces uno viene de Buenos Aires con un ritmo acelerado y te das cuenta que acá se vive de otra forma. El tiempo dura y rinde más, se vive a otro ritmo. En serio te digo, cuando uno vive muy acelerado es como que el tiempo nunca te alcanza. En cambio acá tenes la sensación de poder frenarlo, parar el mundo por un rato y disfrutar. Eso es impagable, porque el valor más grande que tenemos es el tiempo. Entonces poder hacer buen uso del tiempo y que sea de calidad, es algo único”.

Al ser consultada acerca de la posibilidad de escribir un libro acerca de su viaje, Floxie expresó su deseo de hacerlo para poder compartir su experiencia y rendir homenaje a Florence.