En una semana, ya son dos las mujeres que denunciaron al gobernador de Nueva York por acoso sexual

Después de la denuncia de la exconsejera, Lindsey Boylan, contra el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, otra exempleada declaró que sufrió acoso sexual por parte del poderoso funcionario. Este sábado, el político estadounidense negó las acusaciones.

La exasesora de sanidad Charlotte Bennett, de 25 años, afirmó a The New York Timesque el gobernador la acosó sexualmente en la primavera de 2020. Bennett contó que Cuomo, de 63 años, le hizo comentarios, a comienzos de junio, sobre el hecho de que estaba abierto a tener aventuras con veinteañeras, preguntándole qué pensaba ella de una diferencia de edad tan pronunciada.

Aunque Cuomo nunca intentó tocarla, Bennett relató al Times: “Comprendí que el gobernador quería acostarse conmigo, y me sentí terriblemente incómoda y asustada”. La mujer añadió que habló del tema con la jefa de Gabinete y con un consejero jurídico del gobernador, que la cambiaron de puesto y la transfirieron a otro edificio. La nueva posición le iba bien, por lo que decidió no ir más lejos.

En un comunicado emitido el sábado por la noche, Cuomo aseguró “jamás haber hecho insinuaciones a Bennett ni haber tenido nunca la intención de actuar de forma inapropiada”. Afirmó, sin embargo, haber querido ayudar a la exasesora de sanidad, quien le confesó que había sido agredida sexualmente antes.

El gobernador, cuyo tercer mandato expira a finales de 2022, pidió “un examen completo de las acusaciones”, realizado por una exjueza federal. Y añadió: “Pido a los neoyorquinos que esperen los resultados (…) antes de cualquier juicio”.

Esta es la segunda vez en una semana que el gobernador demócrata, que dirige Nueva York desde hace diez años, es acusado de acoso sexual: el miércoles, otra exconsejera, Lindsey Boylan, afirmó en un blog que Cuomo la había acosado cuando trabajaba para su administración, entre 2015 y 2018.

Ahora candidata a la presidencia del distrito de Manhattan, Boylan, de 36 años, afirmó que el gobernador la besó a la fuerza en la boca, sugirió que participara en un juego de strip poker y “multiplicó los esfuerzos para tocarle la espalda, los brazos y las piernas”. Una portavoz del gobernador calificó de “falsas” estas acusaciones. Fuente: La Nación.

Comentar
- Publicidad -