Desesperado pedido por apertura de fronteras para un tratamiento sanitario

En el marco de una grave situación médica, la señora Adriana Cárdenas vuelve a reclamar por una acción solidaria–sanitaria para poder ingresar al país desde Chile y retomar la atención médica de su hija -con Sindrome de Weber- quien recibía dos controles anuales en Comodoro Rivadavia y durante el 2020, por el cierre de fronteras, no ha podido regresar al tratamiento.

La familia reside actualmente en Pto. Ayén y desde allí se trasladaba para los controles y tratamientos que en esta ciudad realizaba la neurocirujana Garbullino, quien les ha manifestado que no se puede suspender otro tratamiento dada la gravedad del caso.

En Chile, señala Cárdenas, “hemos realizado todos los pedidos correspondientes a los diferentes organismos e instituciones que tienen que ver con el paso sanitario de mi hija y, luego de meses de reclamos y esperas, tenemos autorización para el traslado pero es del lado argentino donde no se autoriza el paso pese a que presentamos todos la documentación requerida, que nos vienen a buscar a los límites, Paso Huemules, y que en Comodoro tenemos donde quedarnos, o sea que no seríamos paciente y acompañante ambulatorios”.

Pese a que desde esta ciudad se ha sugerido reclamar el permiso en el consulado argentino en Puerto Montt, allí se le responde que a ellos no les comete y que debe dirigirse directamente a la Directora Nacional de Migraciones, licenciada Florencia Carignano; “pero pese a escribir al correo que se nos ha facilitado, no tenemos respuestas y el tiempo pasa, la situación se agrava y mi hija, que es argentina, no puede recibir la atención médica necesaria” señala la mujer.

Ya desesperada ante la espera y la falta de respuesta por lograr el permiso de cruce fronterizo, Adriana Cárdenas aboga por una intervención solidaria, señalando que “no pretendemos viajar de vacaciones, es una necesidad de atención médica imprescindible para mi hija por lo que solicito alguna intervención médica o político humanitaria que destrabe este problema de necesidad urgente que tiene que ver con la vida de una niña”.

La señora Cárdenas, desesperada por la situación, deja su celular (+56945698835) para recibir algún auxilio que le permita el traslado desde Paso Huemules a Comodoro Rivadavia, sin pedir nada más que el permiso de circulación para la atención médica.

Comentar
- Publicidad -