Sol Maldonado, una joven destacada en el campo de la ingeniería

El año pasado para el festejo de aniversario de la ciudad se implementó por primera vez el reconocimiento a “Jóvenes Sobresalientes” a quienes se destacó por sus trayectorias en diferentes ámbitos y disciplinas.

Una de las reconocidas fue Sol Maldonado quien con solo 25 años es ingeniera electrónica y actualmente trabaja en su tesis de la Maestría en Ingeniería en el Instituto Balseiro. En este marco la joven le comentó Crónica sobre su trayectoria, su interés en la ciencia y sus proyectos actuales. Sobre el reconocimiento que recibió el año pasado expresa: “Fue bastante sorprendente, muy lindo” y cuenta que “hace aproximadamente un año y medio me vine a estudiar a Bariloche y ahora ya estoy trabajando”.

Interés en las ciencias

Sol se interesó por la ciencia desde muy chica, cursó la secundaria en el Instituto María Auxiliadora donde participó de olimpiadas e incluso fue becada para viajar a la Universidad de San Diego en Estados Unidos para participar de un Campamento de Ciencias e Innovación organizado por el Instituto de las Américas. Luego estudió ingeniería en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) donde se egresó en 2019.

“Siempre me gustó todo lo que era investigar y hacer experimentos desde chica, y mi hermano mayor es ingeniero industrial así que fue una fuerte referencia. Desde que empecé la secundaria estaba bastante segura de lo que quería hacer, pero no sabía qué ingeniería, porque hay muchas” señala Sol y destaca que “por suerte en la escuela siempre nos incentivaron a participar en olimpiadas estudiantiles, estuve en las nacionales de las Olimpiadas de Física y me acerqué un poco más a la Electrónica que es una orientación que en la escuela no tenía”. Finalmente eligió estudiar Ingeniería Electrónica y durante su carrera universitaria obtuvo siete becas y varios premios en reconocimiento a su rendimiento académico.

Te puede interesar
La histórica “ex Casa Lahusen” volvió a quedar sin actividad comercial

Tesis de maestría

La joven ingeniera está terminando su tesis de maestría sobre robótica aplicada a la energía nuclear, se trata de la construcción de un “brazo” robótico que realice tareas de mantenimiento en reactores nucleares, específicamente en el generador de vapor de un reactor que se está haciendo en Buenos Aires, que se llama Carem 25.

Asimismo Sol explicó que “la idea es que el robot haga las tareas repetitivas para cuidar a los operativos y que no tengan que someterse a ambientes radioactivos. Esta bueno porque después de todo lo que pasó en los accidentes en Japón por los tsunamis se fortaleció la idea, y sería la primera vez en el mundo que se aplicaría un robot al lado del reactor nuclear. Están hace diez años intentando y yo lo que estoy haciendo es diseñar una metodología para que el robot haga su tarea, pero antes de probarlo voy a hacer unas simulaciones previas para ver que realmente funcione”.

Trabajo y proyectos

En la actualidad se encuentra trabajando en INVAP SA; “es una empresa bastante conocida que trabaja en el ámbito satelital, trabajo en el área de radiofrecuencia y compatibilidad electromagnética, estoy más que nada en esa área en distintos proyectos de radares y satélites” explicó Sol.

Por otra parte, comentó que “con unos amigos estoy participando en un proyecto de hacer un rover para la luna, en un certamen que se llama Open Space así que estamos bastante entusiasmados. Lo organizan varias empresas de la industria aeroespacial y la idea es que chicos menores de 25 años formen grupos y hagan el diseño de un rover con ciertas características, que sea menor a 2 kilos y que tenga una misión”, el rover que construyen es un robot similar a un auto pequeño, es comandado a distancia y tiene inteligencia artificial con la intención que sea autónomo, es decir que pueda reconocer el espacio y moverse por su cuenta.

Te puede interesar
Historias de aniversario: El relato en primera persona de una mujer que vio crecer a Comodoro casi desde sus comienzos

“Hay que animarse, probar y no rendirse”

Sol incentiva a los jóvenes a animarse a estudiar ingeniería y expresa: “Por ahí se piensa que la ingeniería es algo complicado o difícil de entender, pero realmente uno le agarra el gusto, es lindo ver cómo podés fabricar cosas, diseñarlas, ver que funcionen. A mi me gusta mucho. Hay que animarse, probar y no rendirse. Como todo siempre cuesta al principio pero tampoco es nada de otro mundo”.

Asimismo señala que en la Universidad de la Patagonia hay acceso a diferentes becas para los estudiantes, “en Comodoro por suerte hay mucho apoyo de la sociedad y de empresas” señala la joven y explica que “a veces puede llegar a ser un impedimento cuando no te alcanza la plata y tenés que trabajar, a las carreras de ingeniería se las apoya mucho y hay muchas becas. Yo por ejemplo tuve beca de Pan American Energy, entonces no tuve la necesidad de trabajar y eso está muy bueno” destacó.

Comentar
- Publicidad -