Sputnik V: Rusia admite que la demanda internacional de la vacuna excede su capacidad de producción

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró hoy, en su conferencia de prensa habitual, que la capacidad de producción de Rusia de la vacuna Sputnik se vio saturada ante la demanda internacional y advirtió que desde el gobierno de Vladimir Putin analizan un plan para comenzar a fabricar dosis por fuera del territorio nacional.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo para lanzar la producción de la vacuna rusa en varios países en los próximos días”, dijo el funcionario y aseguró que de esta forma se “cubrirá la demanda de otros países”, mientras las empresas del país trabajan para el mercado local.

De acuerdo con lo publicado por la agencia rusa Tass, Peskov indicó que los pedidos de otros países -entre ellos la Argentina, que comenzó su campaña de vacunación con esta fórmula- excedieron “sustancialmente la capacidad de producción existente” y asimismo remarcó que la prioridad para el Kremlin son los rusos.

Al ser consultado sobre cuáles serían los países elegidos para trasladar la fabricación de la Sputnik V, dijo que esa información iba a ser proporcionada por el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), que promueve las vacunas de Rusia en el extranjero.

Nueva vacuna

Tras los dichos de Peskov, el gobierno además informó que Rusia registrará su tercera vacuna, Covivac, el próximo sábado, y que a la par planea avanzar en el estudio del uso de la Sputnik V en menores de edad. ”El registro de la vacuna está previsto para el 20 de febrero”, indicó en un comunicado el centro ruso para la lucha contra el Covid-19 al referirse al Covivac, el fármaco desarrollado por el Centro de Investigación y Desarrollo de Inmunizantes Mijaíl Chumakov.

Te puede interesar
Sputnik V: denuncian que en Henderson vacunaron a unos 100 militantes kirchneristas que no estaban en los grupos de riesgo

El texto añade que se planea finalizar la segunda fase de ensayos clínicos “a principios de 2021”, de acuerdo con lo publicado por la agencia Télam. ”Luego, está prevista una prueba a gran escala del medicamento en 3000 voluntarios”, precisa la nota. Antes el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvedev, comunicó que la producción de la vacuna puede comenzar este mes o en marzo.

Hasta ahora las autoridades sanitarias rusas aprobaron el uso de emergencia de las vacunas Sputnik V, del Centro Gamaleya, y EpiVacCorona, del Centro de Virología y Biotecnología Vector. Sobre la Sputnik V, que se administra en la Argentina, ya se discute la posibilidad de llevar a cabo los ensayos clínicos en niños y adolescentes, según comunicó Alexei Kuznetsov, asesor del Ministerio de Salud.

“El tema de la realización de los ensayos clínicos del uso de la vacuna Sputnik V en niños y adolescentes menores de 18 años se está examinando, pero la decisión se tomará después de que se obtengan resultados del principal estudio posregistro de la vacuna, que los desarrolladores planean terminar en mayo”, dijo. Más temprano, el alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, informó que en un hospital de la capital se llevarán a cabo tres etapas de la investigación del uso de Sputnik V para adolescentes de 14-18 años y, como resultado, los podrán incluir en la campaña masiva.

Te puede interesar
Sputnik V: denuncian que en Henderson vacunaron a unos 100 militantes kirchneristas que no estaban en los grupos de riesgo

A finales de enero, el Centro Gamaleya, desarrollador de Sputnik V, informó que planea probar el fármaco en menores de edad en 2021, y este mes, el director del centro, Alexandr Guintsburg, expresó su esperanza de que la investigación empiece en junio. Sputnik V, la primera vacuna contra el coronavirus registrada, consta de dos dosis aplicadas con un intervalo de 21 días: la primera se basa en el adenovirus humano tipo 26 y la segunda, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5.

Tiene una eficacia del 91,6% y se demostró que es seguro y que la respuesta en los mayores de 60 años es similar al del resto de la población, de acuerdo a los resultados de Fase 3 publicados en la revista británica The Lancet. Fuente: La Nación.

Comentar
- Publicidad -