Trabajadores de salud reclamaron por los allanamientos realizados por el robo de vacunas

Ayer trabajadores de salud, en su mayoría enfermeros del nosocomio y área externa, se hicieron presentes en el Área Programática Sur para pedir explicaciones por los allanamientos.

Piden garantías para poder continuar desarrollando su labor y repudiaron los allanamientos desarrollados en domicilios de enfermeros indicando que hay otras personas en la cadena de mando que tenían acceso a las vacunas.

Desde tempranas horas durante la jornada de ayer, trabajadores de salud, en su mayoría enfermeros del nosocomio y área externa, se hicieron presentes en el Área Programática Sur para solicitar a las autoridades respuestas por los allanamientos desarrollados el pasado martes en domicilios de enfermeros, personal de limpieza y seguridad en el marco de la investigación por el robo de 30 dosis de la vacuna Sputnik V.

En este sentido, pidieron garantías para dar continuidad a la labor de vacunación, siendo recibidos por la directora a cargo del área en este momento, Margarita Opazo.

“Nos reunimos para apoyar a las compañeras a las que les hicieron allanamientos, yo estuve en el vacunatorio el 9 de febrero y había un remito con el cual nos daban las vacunas y una turnera que no se podía modificar. Es imposible que las chicas tuvieran estas vacunas, nos sentimos dolidas y además nos sentimos atropelladas porque nuestro papel era de vacunación, no teníamos injerencia en la cámara” explicó Paulina Cárcamo, enfermera de área externa, y continuó: “llegábamos al vacunatorio y las dosis estaban listas, si había 20 personas eran 20 dosis, nunca se excedió de cantidad”.

De esta forma pidió que “queremos que nos den garantías para poder seguir vacunando porque en el vacunatorio por día llegaban entre 20 y 40 personas pero no sabemos qué puede ocurrir en el gimnasio, no tenemos control de nada. Pedimos explicaciones y las disculpas pertinentes, a una de las compañeras le allanaron la casa de los padres, nos sentimos desprotegidas del todo, capaz mañana se pierden vacunas y tenga a la policía afuera pateando la puerta de mi casa”.

Paulina Cárcamo, enfermera de área externa.

Asimismo, la enfermera manifestó que su función es proteger a la población, no obstante tiene miedo de llevar adelante la tarea, motivo por el cual solicitó que policías estén presentes para que se constate que no desaparezcan vacunas, “quiero que un policía esté al lado mío viendo que no me guardé ninguna vacuna”.

Finalmente, sostuvo que ninguna de las personas allanadas contaba con llave para acceder a la cámara por lo que lamentó que “salimos en los medios nacionales como los enfermeros chorros y estamos solos”.

Hebe Albariño, trabajadora del hospital.

Por su parte, Hebe Albariño, trabajadora del hospital, remarcó que “cada vez que se iban los compañeros del consultorio no quedaba nada y había registro con planillas, eso es lo que nos indigna, que se haya dudado de la gente que lleva registros porque no quedaban vacunas, se traían desde la cámara”.

Comentar
- Publicidad -