Córdoba: Nueva denuncia contra el médico trucho por la muerte de una mujer

Una nueva denuncia penal se sumó contra el médico trucho Ignacio Nicolás Martín, de 19 años, quien atendió durante la pandemia en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de Río Cuarto, en dispensarios municipales de esa ciudad del sur de Córdoba, firmó cien licencias de conducir y es investigado por supuesto homicidio. Ahora, lo denunció la hija de una mujer de 84 años que atendió y que falleció.

Martín está detenido hace una semana imputado por falsificación y uso de documento público, ejercicio ilegal del arte de curar y de una profesión, y también es investigado por homicidio en el caso de un joven de 29 años que murió cuando él lo fue a asistir a su casa.

Hoy, María Fernández contó que su mamá de 84 años falleció después de ser atendida por Martín, quien la canalizó para ponerle suero, la medicó y la derivó a una clínica, donde finalmente ocurrió el deceso. La mujer se descompensó en el velatorio de su marido. Primero fue atendida por un servicio de emergencias privado, pero otro familiar solicitó ayuda del COE de Río Cuarto y por eso se presentó Martín junto con una enfermera.

“Bajó un maletín, sacó ampollas y comenzó a darle medicación. Me asusté porque no sé qué le dio”, explicó Fernández a Telediario Digital. “Rompían ampollas y la inyectaban en su brazo. Se le reventaban todas las venas y lo único que le decían era: ‘Perdón señora, no queremos hacerle doler”’. En ese contexto resolvió derivarla a una clínica privada.

Te puede interesar
Córdoba: hallaron cuerpo de una mujer estrangulada mientras sigue la búsqueda de Ivana Módica

Acompañó a la paciente en ambulancia y, al llegar al centro de salud, le dijo a su hija: “Hasta acá llegué, más no puedo hacer”. La mujer murió poco después.

Otro testimonio que se sumó es el de Sebastián Moyano, vecino de Río Cuarto, quien fue diagnosticado con coronavirus en septiembre. Con problemas de oxigenación, llamó al 0800 del COE. Martín fue a su casa, le aplicó una inyección después de escuchar los síntomas y le dejó su número de WhatsApp.

Como no mejoraba, Moyano le escribió. La respuesta fue que tomara “Alplax, clonazepam o un porro para que pudiera respirar mejor”. El hombre reflexionó: “Yo de médico no sé nada, pero me llamó mucho la atención que me dijera que fumara un porro. Le dije que yo tenía cuatro hijos y no me quería morir con el humo, que se me cerraran más los pulmones o me diera un paro. Pero me dijo: ‘No, fumá tranquilo, que eso al pulmón lo lubrica, lo fortalece, vas a respirar mejor’”, recordó.

Martín dijo que tenía 24 años, ingresó en septiembre como voluntario en Río Segundo y después pasó a Río Cuarto, donde aprendió a hisopar, dio capacitaciones y presentó un carnet profesional que, recién en diciembre, se descubrió que era falso porque correspondía a una médica mujer.

Las denuncias por su carnet falso son del Ministerio de Salud provincial y del Consejo de Médicos; en tanto, la Municipalidad de Río Cuarto pidió ser querellante. Fuente: La Nación.

Comentar
- Publicidad -