Impotencia, bronca y cuantiosas pérdidas por el sistemático accionar de cuatreros

Julián Gonzalo es el propietario de la Cabaña Río Pico, emprendimiento familiar que con gran esfuerzo sigue apostando a la producción ganadera, invirtiendo extensos períodos de tiempo para mejorar genéticamente sus rebaños pero y además de la lucha cotidiana contra la economía o las condiciones climáticas, enfrenta en los últimos meses un sistemático accionar de cuatreros y la pérdida de costosos animales.

Mientras preparaba ayer su participación en la Expo Ganadera de Comodoro Rivadavia, Gonzalo se tomó un tiempo para comentar la difícil situación que afronta en su cabaña, al igual que otros campos vecinos cercanos a la localidad de Río Pico, ante la inescrupuloso accionar de un grupo de personas que, desde un buen tiempo a esta parte, sigue actuando con total impunidad contra su ganado y “lo que es peor, casi sin importarles eventuales condenas o contando con algún amparo venden las reses faenadas a través de internet”.

Tras denunciar esta situación calificó “la cacería” como “un hecho que pareciera permitido por las autoridades que corresponden, porque estamos pegados a la localidad, así que el recorrido de los efectivos policiales puede hacerse en bicicleta si se quiere; pero no hay controles, y las denuncias se transforman en un mero acto de papeles que en definitiva quedan en la nada y a los pocos días sufrimos otro hecho delictivo”.

Respecto del daño causado, el ganadero se lamenta porque “más allá del animal, cualquiera sea porque todos demandan mucho cuidado, en el último tiempo está siendo afectada la hacienda de pedigree” puntualizando que “una de las últimas pérdidas que sufrimos fue el de una vaquillona que había cumplido cuarentena para exportar a Chile, así que son de un alto valor genético y hasta animales preñados”.

En cuanto a la intervención policial, Gonzalo señala que “hay una serie de cuestiones por lo que no se actúa o no se alcanza a cubrir la necesidad de controles, como la falta de vehículos, el propio interés de acción del personal a cargo o la necesidad de órdenes de jefaturas en defensa de los productores, de quienes trabajamos con mucho esfuerzo se llame como se llame, y se accione contra el cuatrero, se castigue como se debe el abigeato”.

En Comodoro

Por otra parte y además del dolor y la impotencia ante la pérdida de animales, el cabañero señaló que “estamos preparándonos para participar en la Expo Comodoro, iremos con cuatro carneros -dos astados y dos mochos- porque más allá de la situación, hacemos el acompañamiento porque esto es parte de nosotros mismos. El trabajo de campo no se detiene ni en época de pandemia y colaboramos de esta manera, aunque sea un año especial”.

“Lo que queremos, más allá de las ventas, es apoyarnos mutuamente, apoyar a las rurales -tanto a la de Esquel como a la de Comodoro- que hacen un gran esfuerzo y a pesar de los problemas sanitarios sostienen las exposiciones y nosotros, después de todo un año cuidando animales, tenemos que acercarnos para compartir el trabajo que hacemos cotidianamente”.

Comentar
- Publicidad -