Familiares de fallecido dicen que le “dibujaron” el virus del covid para justificar su muerte

Puerto Deseado, (C).- Familiares de un hombre de 75 años que pasó a engrosar la lista de los fallecidos por covid en la localidad portuaria aseguran que en el hospital le “dibujaron” el virus para justificar su muerte, porque los tres análisis practicados para detectar la enfermedad, más el test serológico para rastrear la presencia de anticuerpos de coronavirus le dieron negativo.

La muerte de Carlos Da Costa, ocurrida el pasado 20 de enero permanece envuelta en un halo de misterio ya que según sus familiares el hospital no les entregó el último análisis realizado que habría arrojado positivo de Covid-19, según les dijeron desde el nosocomio.

Da Costa era un querido vecino que se desempeñaba como secretario de la cooperativa pesquera Mar azul, exfumador crónico, el hombre hace dos años había estado internado en grave estado con un cuadro de neumonía y le recomendaron cuidarse porque era muy probable que el cuadro reincidiera porque sus pulmones estaban dañados.

Por eso cuando comenzó a sentirse mal el 7 de enero, lo primero que su esposa les advirtió a los médicos del hospital era que podía tratarse de un nuevo cuadro de neumonía como el que ya había padecido, pero le dijeron que primero tenía que testearse para descartar que sea coronavirus.

El resultado del test le dio negativo, y la médica que lo atendió le dijo que debía esperar unos días para realizarse un segundo test y si le daba negativo ahí recién evaluarían el tratamiento a seguir.

Pero el fin de semana Da Costa se sintió mal y decidieron realizarle el segundo testeo que volvió a dar negativo, y ante el resultado el consejo fue el mismo: que siguiera aguantando que en el tercer test ya le iba a dar positivo y ahí iban a comenzar a tratarlo de covid.

Pero las horas pasaron y el lunes Da Costa presentaba un poco de fiebre y dificultades para respirar. “Mi mamá asustada lo llevó de nuevo a la salita y le tuvo que exigir a la doctora que le pida una placa radiográfica para ver sus pulmones, y ahí le dijo que tenía una manchita nomás en un pulmón, que se tomara unas pastillas que a las horas ya se iba a sentir mejor. Y le dio la orden para le hagan un PCR y un análisis serológico para ver si tenía los anticuerpos del covid; dijo que esos análisis iban a estar en tres días, pero mi papá no aguantó y a la noche se descompuso” relató a Crónica Belén, una de sus hijas.

Te puede interesar
Puratich supervisó el armado de los centros de vacunación contra el Covid-19 en Comodoro

La joven precisó que fueron innumerables los llamados para que fuera la ambulancia, pero en todos los pedidos se encontraban con la misma respuesta. “Nos decían que esperemos que el médico nos iba a llamar; como no tenemos vehículo para trasladarlo sí o sí teníamos que esperar la ambulancia, pero nos preocupamos mucho porque le faltaba el aire, tenía los labios morados, pensamos que mi papá se nos moría ahí, y recién después de varias llamadas vinieron a buscarlo”, contó.

Según la joven el ingreso de su padre al hospital también fue caótico; la pequeña manchita no existía, sino que en realidad tenía los dos pulmones tomados por la neumonía tal como había ocurrido hace dos años, y se desesperaron aun más al saber que, a pesar de que los análisis le dieron negativo lo llevaron a la sala donde estaban los internados por covid.

“Peleamos para que lo saquen de ahí, de la ‘zona roja’ como le dicen, y cuando llegaron los resultados el PCR y el análisis serológico que volvieron a dar negativo lo sacaron de esa sala y lo llevaron a una sala común; ahí estaba estabilizado y ya podía hablar. Hicimos unas videollamadas porque no lo podíamos ver porque a pesar de que había dado negativo lo seguían tratando como un posible caso positivo de covid. De todos modos, en esa sala estaba tranquilo, pero ese mismo día a la noche nos llaman para decirnos que para mayor seguridad lo pasaban a terapia intensiva, y esa fue la última vez que hablamos con mi papá. Después a la hora nos llaman para decirnos que lo indujeron a un coma farmacológico para entubarlo porque se le había bajado la presión y no estaba respirando bien; y como insistimos, ahí nos dieron permiso para verlo al otro día; lo visitamos dos veces cinco minutos y ya no nos dejaron verlo más, le sacaron el oxígeno pero nunca se despertó del coma farmacológico y así murió”, contó Belén.

La joven relató que tres horas antes de la muerte de su padre, les avisaron que había dado positivo de covid, pero no creen que sea cierto. “Una persona del hospital nos contó que el problema fue que no lo pudieron despertar del coma. Nosotros pensamos que para justificar la mala praxis le inventaron un positivo pero mi papá nunca tuvo covid”, dijo categórica.

Te puede interesar
En Comodoro - Rada Tilly se reportaron 38 nuevos contagios de Covid-19 y cuatro muertes

También acotó que ese mismo día su madre se encontró con una médica del hospital que le dijo que la evolución de Da Costa era favorable, pero horas más tarde les comunicaron su muerte ocurrida por un paro cardíaco.

Los bloopers del Centro de Monitoreo

El organismo municipal creado para monitorear los casos de covid está presidido por una pariente del intendente Gustavo González; se trata de una mujer que cobró notoriedad por protagonizar en tiempos de pandemia varios bloopers que rozan lo bizarro. Cuestionada en varias ocasiones por llamar a los teléfonos de personas fallecidas para preguntar cómo están de salud, en esta ocasión fue más allá y mandó la policía a la casa de la familia Da Costa para exigirle a Carlos, quien se hallaba en terapia intensiva del hospital, que se aísle.

La incursión de los uniformados en la vivienda provocó la bronca de los integrantes de la familia. “No sabemos por qué esta persona mandó a la policía, pero se ve que no hay comunicación entre ellos o están todos peleados, pero nos hicieron pasar un muy mal momento, sobre todo a mi mamá”, señaló Belén.

Acotó que el calvario con el Centro de Monitoreo no concluyó ahí, sino que ya fallecido Da Costa, se repitió una nueva llamada al teléfono del infortunado vecino para preguntarle cómo estaba de salud y para pedirle a los integrantes de la familia que se aíslen.

“Les pedimos que tengan respeto y empatía porque mi papá se había muerto recién; no sé si habrán hecho caso porque siempre llamaron al teléfono del trabajo de mi papá no al nuestro, pero desde luego que después del sepelio de mi papá nos aislamos por precaución, pero no porque creyéramos que tenía covid, además a nosotros ya nos habían testeado como 5 veces y en todos los testeos dimos negativos”, indicó la joven.

Comentar
- Publicidad -