Profesionales se manifestaron en contra de la minería

En el documento expresan que su rechazo se debe a tres aspectos fundamentales: la falta de licencia social, la falta de debate y el impacto negativo de la actividad.

Trabajadores de la ciencia, la educación y la salud de Chubut realizaron una carta abierta dirigida al gobierno provincial y al nacional manifestándose en contra de la megaminería. El documento que se encuentra en internet está siendo firmado por adherentes de toda la provincia.

En la carta manifiestan que “entendemos que el cambio climático, las pandemias, la escasez de agua, las migraciones, entre otras, son algunas consecuencias del modelo productivo imperante a escala planetaria. La megaminería (minería metalífera a cielo abierto) forma parte de este modelo basado en lógicas patriarcales, economicistas, predatorias y cortoplacistas, que no contempla las autodeterminaciones de los pueblos en el diseño de un futuro donde la calidad socioambiental del territorio sea prioritaria”.

En esta línea señalan que como trabajadores comprometidos con la sociedad rechazan el proyecto de zonificación minera, principalmente por tres aspectos: la falta de licencia social, la falta de debate y el impacto negativo de la actividad.

Licencia social

“Es evidente que el proyecto no cuenta con licencia social” expresaron y explican que hace años que hay manifestaciones en contra de la minería, como por ejemplo: en 2003 se votó el plebiscito de Esquel y se sancionó la Ley 5001, en 2014 se presentó el primer proyecto de Iniciativa Popular con trece mil firmas y en 2020 se presentó el segundo proyecto de Iniciativa Popular con más de treinta mil adherentes.

También se manifestaron en contra instituciones académicas, sociales, religiosas y ambientales, así como el mismo Mariano Arcioni y Ricardo Sastre durante su campaña. “Si ahora ocupan tales cargos representativos es por la voluntad popular de avanzar hacia una vía de desarrollo sin megaminería. Hay ahí una responsabilidad político-electoral y un compromiso ético que no debe ser traicionado” expresaron.

“Debates ficticios”

Consideraron que los debates que organiza el gobierno son ficticios porque el proyecto de Ley 128/20 no fue elaborado de manera participativa y democrática, no se consultó a las instituciones científicas, universidades, organizaciones socioambientales ni a comunidades de pueblos originarios. También reclaman que el proyecto ignora los estudios realizados sobre la matriz productiva en la meseta.

También apuntaron a la serie de charlas virtuales cerradas con invitados al que valoraron como: “Un gesto extemporáneo y antidemocrático, en tanto no invitaba a una discusión amplia y plural sino a la expresión de breves opiniones sobre un proyecto ya presentado” y señalaron que un debate “se hace con más tiempo, con otra metodología, e incorporando a todos los actores, incluso aquellos con una posición diferente a la oficial”.

Impacto negativo

Señalan que la megaminería impacta negativamente en la economía, la salud, la sociedad y la naturaleza. En este sentido mencionan que se pone en riesgo las cuencas ya que además se espera una merma del agua debido al cambio climático. “Algunas localidades de la provincia están sufriendo la falta de agua potable desde hace años, lo cual debiera ser un tema prioritario para el Estado provincial. El agua debe ser entendida como un bien común y un derecho humano, no como una mercancía” consideran.

La actividad también inhibe el desarrollo de actividades económicas y culturales que no estén asociadas directa o indirectamente con esa industria, genera contaminación, y según advierte la Sociedad Argentina de Pediatría puede afectar gravemente la salud de las personas a corto, mediano y largo plazo.

Comentar
- Publicidad -