Buscan la restitución de cuatro niños de nacionalidad boliviana a su madre

En 2019 le revocaron la responsabilidad parental de sus cuatro hijos a Francisca Herrera, quien llegó desde Bolivia hace años junto a su familia, y ahora se busca la nulidad del fallo para que le sean restituidos los menores teniendo en cuenta que se vulneraron los derechos de la mujer.

El 12 de enero Zacarías Rengifo, marido y padre de los cuatro hijos de Francisca Herrera Cusi llevó a control a una de las menores a un centro de salud de la ciudad pero la médica tratante denunció un presunto abuso sexual en perjuicio de la niña de manera que se dispuso la exclusión de hogar y medida cautelar contra el sujeto recayendo la responsabilidad parental en la mujer.

Pese a que la causa no prosperó, poco después se adoptaron medidas de prohibición de acercamiento contra Francisca siendo llevados los menores a la Casa del Niño pero ya en octubre de 2019 el Juzgado de Familia declara la guarda preadoptiva y se revoca la responsabilidad parental de la madre quien desesperada al no poder tener contacto con sus niños y al comprender lo que ocurría solicitó ayuda tanto al Consulado de Bolivia en la ciudad y recibió la asistencia de la abogada especializada en derechos humanos, Sonia Ivanoff.

“Cuando llega la causa la única alternativa que tenía era la de analizar el proceso si tuvo algún tipo de vicio de nulidad y me encuentro con que el fallo carecía de perspectiva de género, no fueron tomados en cuenta los derechos humanos. Francisca hizo todos los esfuerzos para ser comprendida y pasó al revés, se le quita su maternaje y le sacaron a sus cuatro hijos” sostuvo en diálogo con Crónica Ivanoff y añadió que “ella es monolingüe, no habla español, habla quichua, por eso se ha dado la apertura de la nulidad”.

Sobre los niños

Respecto a los niños, la abogada remarcó que durante todo el proceso a Francisca se le negó el contacto con sus hijos e incluso denunció que fue maltratada y discriminada en La Casa del Niño donde hasta el año pasado permanecían institucionalizados pero actualmente no saben si permanecen allí, están con alguna de las llamadas Familias del Corazón o ya fueron adoptados, así como si permanecen juntos o separados.

“Ha habido un exceso de institucionalidad y una falta de interpretación, pero además estamos hablando de los niños que son quichua hablantes y no se sabe si se garantiza la culturalidad en la que estaban acostumbrados a vivir” planteó Ivanoff.

Asimismo, remarcó que Francisca en su momento denunció ser víctima de violencia de género y económica, estando en medio de una difícil transición como lo es para todo migrante pero se dedicó a trabajar para dar la mejor contención a sus hijos la que luego terminó siéndole negada; “no hicieron un mínimo de contención para Francisca” lamentó.

Finalmente, la abogada sostuvo que “ahora están interviniendo áreas del Poder Ejecutivo y vía Cancillería, recibimos información del Estado Plurinacional de Bolivia y todas las instituciones están involucradas para lograr la nulidad. Francisca fue privada de ver a sus hijos, de tener contacto y hubo mucho destrato; incluso el cónsul se acercó a la Casa del Niño y fue maltratado por su condición de migrante”.

Comentar
- Publicidad -