La vacuna de Pfizer: Israel cuestiona su efectividad y anuncia que hubo contagios entre los inmunizados

Además, el encargado de manejar la estategia de ese país contra la pandemia del coronavirus advirtió que es probable que no proteja contra las nuevas cepas del virus.

La vacuna contra el Covid-19 de Pfizer vuelve estar bajo la lupa tras un estudio del gobierno de Israel sobre su efectividad.

De acuerdo las declaraciones del encargado de diseñar la estrategia contra la pandemia de ese país, Nachman Ash, la primera dosis de la inmunización de esa compañía es menos efectiva de lo que la empresa estadounidense había indicado inicialmente. Y no es todo, también advirtió que es probable que no proteja contra las nuevas cepas del virus.

De esta manera, Ash puso en duda el grado de efectividad de la protección de esa vacuna frente al Covid-19, informó la Radio del Ejército el martes por la tarde, según indica la Agencia AJN. El funcionario del gobierno israelí aseguró que muchas personas se infectaron entre la primera y la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

Más de 2 millones de israelíes recibieron la primera dosis de Pfizer. Y, según informaron, hasta el momento más de 400.000 fueron vacunados con la segunda.

Según el Ministerio de Salud, más de 12.400 personas han dado positivo en el test de coronavirus después de recibir las vacunas. Esta cifra incluye a 69 personas que han recibido la segunda dosis.

Pfizer dice que su vacuna, producida con BioNTech, tiene una efectividad de alrededor del 52% después de la primera dosis, y aumenta a alrededor del 95% un número de días después de la segunda dosis.

La semana pasada, Sharon Alroy-Preis, jefa del departamento de salud pública del Ministerio de Salud, anunció que la vacuna frena las infecciones en un 50 por ciento aproximadamente 14 días después de que se administre la primera de las dos inyecciones. Dijo que los datos eran preliminares y que se basaban en los resultados de las pruebas de coronavirus tanto en los que han recibido la vacuna como en los que no, que están sirviendo como grupo de control de facto.

Sin embargo, al mismo tiempo, organizaciones israelíes de mantenimiento de la salud publicaron otros datos algo contrarios.

Según las cifras publicadas por Clalit, el mayor proveedor de servicios de salud de Israel, la probabilidad de que una persona se infecte con el coronavirus disminuyó en un 33% dos semanas después de haber sido vacunada.

Cifras separadas registradas por el proveedor de servicios de salud Maccabi mostraron que la vacuna causó una disminución del 60% de las posibilidades de infección después de recibir la primera inyección.

Durante sus conversaciones con funcionarios de salud el martes, Ash también dijo que no era seguro que la vacuna pueda proteger contra las variantes del coronavirus.

A un mes de la campaña de vacunación de Israel, los funcionarios del Ministerio de Salud esperaban ver una disminución de las infecciones diarias y de los casos graves, pero no hay tal tendencia en este momento.

Se culpa a las variantes más contagiosas del virus, en particular la cepa británica, de la dificultad para reducir las tasas de enfermedad y aliviar la pesada carga de los hospitales, a pesar del cierre y las vacunaciones masivas.

Hablando con los ministros en la reunión del martes del llamado gabinete de coronavirus, Ash dijo que los oficiales de salud estiman que la variante británica del coronavirus está detrás del 30%-40% de las infecciones actuales y se convertirá en la cepa dominante en Israel dentro de semanas, según los informes de los medios hebreos.

La cepa mutada del virus es más infecciosa, aunque no se considera más mortal. Fuente: La Voz.

Comentar
- Publicidad -