Venezuela: la Argentina avaló al chavismo en la toma de control del Parlamento al enviar un diplomático al acto

El Gobierno dice que participó el consejero Eduardo Canale, aunque en la lectura de los presentes nombraron al encargado de negocios Eduardo Porretti.

El chavismo tomó control este martes del Parlamento venezolano que surgió de las controvertidas elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, impuestas por Nicolas Maduro. Fueron elecciones que no reconoció la mayor parte de las democracias occidentales.

En esa ceremonia hicieron lectura de los diplomáticos y representantes presentes e incluyeron al encargado de negocios de Argentina, Eduardo Porretti. La chispa prendió rápidamente y por las redes comenzó a difundirse el video del ahora diputado Jorge Rodríguez -el mismo que vino a la Asunción de Alberto Fernández en calidad de ministro- haciendo lectura de la presencia del jefe de la embajada argentina en Caracas.

La presencia de Porretti marcaba así el reconocimiento de unos comicios en los que el régimen proscribió a opositores y manipuló las boletas de los partidos, entre otras tretas. Son comicios que solo reconocen Rusia, China, Cuba, Bolivia, México, Nicaragua, Irán, Turquía, Siria y la república de Abjasia, que está dentro de Georgia. Desconocieron esta elección la Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y los socios de Argentina en el Mercosur (Brasil, Paraguay y Uruguay), entre otros.

Sin embargo, pese a que el video se oye claramente cuando Rodríguez lo nombra a Porretti, desde Buenos Aires se informó que quien asistió a la ceremonia -por orden del canciller Felipe Sola- no fue él sino el segundo de la misión, Eduardo Alberto Canale. Fue una manera de estar presente, y reconocer pero con bajo perfil. Un gesto curioso. Dijeron en Buenos Aires que Porretti pasó la mañana en su oficina.

Fuentes de la Cancillería describieron el episodio a Clarín como “un Gobierno legal que formuló la invitación a una delegación extranjera y Canale asistió. Más allá de las diferencias (el de Maduro) es un Gobierno legítimo”, argumentaron.

Pero en Caracas, fuentes de la oposición señalaron que rara vez al chavismo le ocurre algo así. O que estuvo inicialmente entre los que iban a participar y se decidió su faltazo a último momento. O hicieron la picardía de dar su nombre para que apareciera entre los presentes. Tanto Maduro como su segundo, Diosdado Cabello, han tildado varias veces al presidente Fernández de “tibio” porque tampoco aparece abiertamente dándoles apoyo político.

Entre tanto, nadie de Argentina estuvo presente en la asunción del líder opositor Juan Guaidó que intenta mantener un Congreso paralelo con apoyo internacional. Al asumir, Fernández retiró el reconocimiento de Guaidó como presidente encargado, como lo había hecho Mauricio Macri, en 2015.

“La simpatía nunca puede estar por encima de la dignidad humana. Y aquí llegó un punto en el cual seguir con una cantaleta de que entonces todos los organismos internacionales y todas la ONGs de derechos humanos son controladas por los Estados Unidos y por el imperialismo. Es una gran desfachatez. La Corte Penal Internacional, la ex presidenta Bachelet, que no es la nueva derecha, y fuerzas dentro del gobierno argentino que entienden”, dijo hoy Freddy Guevara, diputado de Guaidó en entrevista desde Caracas con el programa Lanata sin Filtro, de Radio Mitre. “Nadie dice que nos apoyen a nosotros para que seamos gobernadores o alcaldes. Lo que estamos planteando es que condenen las violaciones a los derechos y los crímenes de lesa humanidad y ayuden al pueblo de Venezuela a elegir su destino”.

Aunque ascendido a embajador bajo el Gobierno de Mauricio Macri, Porretti ejerce como encargado de negocios, porque el gobierno aún mantiene las relaciones diplomáticas a ese nivel desde 2015. El Kirchnerismo duro pide que se restaure la figura de embajador, como tienen Bolivia y México.

Anteriormente, la administración de Alberto Fernández había decidido abstenerse de la condena de los países de la OEA a las elecciones de Maduro en las que su partido PSUV, obtuvo 256 bancas de las 277 que estaban en juego pero con una participación de entre el 20 y el 30%. Fuente: Clarín.

Comentar
- Publicidad -