Cannabis medicinal: en la UNPSJB celebran la nueva ley y plantean que implicará una mejora para la salud de la gente

El director de la carrera de Medicina local, José Manuel Corchuelo Blasco se refirió en diálogo con Crónica a la legalización del cannabis medicinal en Argentina, anuncio hecho en noviembre por el Gobierno nacional. El profesional médico celebró los cambios impuestos a la ley que había sido sancionada durante el gobierno de Mauricio Macri y remarcó que, a partir de ahora, las universidades de todo el país podrán plantar marihuana e impulsar el consumo medicinal. Además, habló sobre el consumo recreativo y rechazó de plano la posibilidad de que también se legalice.

Refiriéndose en primera instancia a la cuestión de la marihuana para usos medicinales, Corchuelo Blasco se definió como “un adherente absoluto del cannabis medicinal desde hace muchos años”. Sin embargo, advirtió no tener una actitud favorable con el consumo recreativo, al menos hasta que se pueda demostrar que esta práctica no tenga efectos lesivos en el ser humano. “Los datos que tenemos sobre el consumo recreativo de marihuana nos dicen que hay lesiones a nivel cognitivo, de pensamiento, en la inteligencia, en el sistema mental de la persona. Está demostrado que la planta lesiona y en muchos aspectos, a nivel orgánico y a nivel psicológico”, señaló el exministro de Salud de Chubut.

Cannabis medicinal en Argentina: racconto histórico de los últimos años

En el año 2017, el gobierno de Mauricio Macri reglamentó la ley de cannabis medicinal que había sido aprobada en el Congreso de la Nación, pero le impuso algunas modificaciones. En la legislación del expresidente, se eliminó el compromiso de gratuidad, no se asignó un presupuesto específico y no hubo contemplación alguna para aquellos que cultivaran para fines terapéuticos.

En noviembre de este año, el presidente Alberto Fernández modificó la reglamentación aprobada en el gobierno anterior y legalizó el autocultivo de marihuana para fines medicinales y la venta de aceite de cannabis en farmacias. El texto autoriza “previa inscripción en el nuevo Registro del Programa de Cannabis (Reprocann) el acceso al aceite de cannabis a través del autocultivo, el cultivo solidario o bien a través de la utilización de especialidades medicinales, en los casos en que exista indicación médica”.

Además, la nueva legislación pone sobre el tapete una cuestión de vital importancia: el acceso al cannabis para aquellos que no tengan cobertura médica. “El acceso al cannabis y sus derivados deberá ser garantizado por las obras sociales y empresas de medicina prepaga o por el Estado para quienes no posean cobertura de salud”. Además, se crea el “Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos No Convencionales”. Con esta política, se busca promover la investigación científica orientada a los posibles usos terapéuticos y avanzar en el acceso a terapias de forma segura e informada para todos los usuarios.

Otro de los puntos importantes de la legislación impulsada por el gobierno de Alberto Fernández tiene que ver con el impulso a la producción pública de cannabis y su eventual industrialización para su uso medicinal. Se establece que el INTA y el CONICET podrán cultivar cannabis y el Instituto Nacional de Semillas (INASE) será el encargado de regular las condiciones de producción, difusión, manejo y acondicionamiento de los órganos de propagación de esta especie que permitan la trazabilidad de los productos vegetales.

La ley de Macri, un calvario para aquellos que necesitaban el cannabis para fines medicinales

El doctor José Manuel Corchuelo Blasco trazó una comparativa entre lo que fue la legislación sancionada en 2017 por el gobierno de Mauricio Macri y puso el foco de análisis en lo que será a partir de ahora en Argentina el uso del cannabis medicinal, ahora legalizado. El médico resaltó el calvario que tuvieron que atravesar algunas personas durante estos años al no poder acceder a la planta para usos medicinales y se mostró positivo de cara al futuro: “Este año, en nuestra universidad encaramos la creación de un programa de cannabis medicinal”, destacó el entrevistado.

Te puede interesar
Aprobaron proyecto sobre el estudio de Cannabis Medicinal

“La humanidad usa el cannabis con fines medicinales desde hace siglos, desde hace milenios. Está comprobado que mejora la salud de personas que padecen distintas enfermedades. En el año 2017, el gobierno del presidente Macri reglamentó la ley de cannabis medicinal, pero no porque pensaran que era lo mejor. Lo bueno que tuvieron, de las pocas cosas que hicieron bien, fue que no vetaron esa ley. Fue un logro muy importante, fue un logro de las miles de personas y organizaciones que lucharon durante años por la legalización, personas que sufren una serie de problemas gravísimos. El problema fue el marco que tuvo la legislación”, señaló el director de la carrera de Medicina local sobre la reglamentación aprobada durante la presidencia de Mauricio Macri.

En esta línea, el profesional médico lamentó “el sesgo autoritario y la orientación punitiva” que tuvo la ley del gobierno de Macri y el hecho de que no se facilitaran herramientas para el cultivo de cannabis medicinal. “Toda plantación que se encontraba era relacionada a un marco delictual, al consumo de estupefacientes o al narcotráfico. Muchas familias sufrieron durante años, hubo mucho dolor de distintos sectores”.

Corchuelo Blasco recordó que en la ciudad de Mar del Plata se producía cannabis medicinal para cientos de familias, lo que generaba un beneficio importante para personas que tenían patologías como la epilepsia refractaria. “Era un grupo importante de gente que plantaba en Mar del Plata. Fueron enjuiciados por esto y un juez, en una segunda instancia, después de una apelación de este grupo, les hizo un dictamen de sentencia en donde les permitió plantar regularmente para producir aceites y pomadas. Tengamos en cuenta que hablamos de personas que por mucho tiempo estuvieron atravesadas por un mecanismo de penalidad. Lamentablemente, no fueron la mayoría de los jueces los que actuaron de este modo. Estos últimos años tuvimos incluso espionaje para ver quién estaba produciendo marihuana. En Comodoro tuvimos un caso muy famoso de un muchacho de Puerto Madryn que fue absuelto porque la fiscalía decidió no acusar. Finalmente determinaron que este joven estaba produciendo por su cuadro de epilepsia refractaria, que no la podía curar con nada”.

El exministro de Salud de la provincia destacó entonces que, durante los últimos tres años, fueron muchos los que siguieron produciendo marihuana para fines medicinales, pero siempre con el miedo de ser atrapados y juzgados por la ley. “El presidente Alberto Fernández lo que hizo al modificar la ley de Macri es respetar el espíritu y la letra con la que los legisladores hicieron lo que tenían que hacer para dar camino a una demanda de la ciudadanía que viene desde hace mucho tiempo. Este año, en nuestra universidad encaramos la creación de un programa de cannabis medicinal. Tengamos en cuenta que nuestra universidad tiene desde hace muchos años las carreras de Bioquímica y Farmacia, que tienen mucho que ver con los medicamentos. Tener un programa de este tipo es muy importante para el desarrollo de nuestra casa de altos estudios”, planteó el médico.

Te puede interesar
Aprobaron proyecto sobre el estudio de Cannabis Medicinal

Producción a gran escala de cannabis medicinal en Chubut

En el último tramo de la entrevista con este diario, el doctor José Manuel Corchuelo Blasco destacó que ahora las universidades podrán producir cannabis para fines medicinales “por propia decisión, sin pedir permiso”. Además, resaltó que en la ciudad de Esquel ya se están haciendo avances en el tema. “Tenemos gente muy valiosa que va a contribuir a que esto sea para mejorar la salud de la gente”, dijo.

“El documento de la nueva ley dice expresamente que las universidades pueden producir su propio cannabis para la investigación, por propia decisión, sin pedir permiso. Lo que ha logrado esta reglamentación es que ahora muchos profesionales y organizaciones puedan producir marihuana para fines medicinales. Pudimos cambiar esa ley traicionera que se había reglamentado en 2017. Una de las cosas más positivas con respecto a los cambios que introdujo el presidente Alberto Fernández es el hecho de que no ha habido una sola expresión negativa al respecto. Hemos salido de un pozo deleznable y autoritario, que no respetaba la dignidad humana. Ahora estamos avanzando y logrando que el cannabis medicinal tenga un camino correcto”, sostuvo Corchuelo Blasco sobre la nueva ley sancionada por el gobierno de Alberto Fernández.

El director de la carrera de Medicina hizo hincapié en que, si bien ahora en Argentina está legalizado el autocultivo de marihuana para fines medicinales, no todos podrán producirla. “Hay un artículo en la ley que establece que las universidades y las personas van a poder desarrollar su propio mecanismo de cultivo, pero para esto va a haber un registro en donde organizaciones no gubernamentales seleccionadas van a poder integrarse y cultivar. Se va a tener una identificación concreta de aquellos que planten, los individuos van a poder estar asistidos por representantes legales. El propio Presidente y el ministro de Salud, Ginés González García, han dicho que se ha perdido mucho tiempo. Hemos pasado de un piso base a una escalera que se sube peldaño a peldaño”.

Avances en la ciudad de Esquel

Por último, José Manuel Corchuelo Blasco resaltó los progresos hechos en la localidad de Esquel en materia de cannabis medicinal y señaló que en la ciudad de la cordillera se han producido avances gracias a los profesionales que trabajan en la sede de la UNPSJB del lugar. “Tenemos gente muy valiosa que va a contribuir a que esto sea para mejorar la salud de la gente, personas que están muy calificadas en lo que es la producción de aceites de cannabis, profesionales que trabajan el tema desde hace más de veinte años. Nuestra idea es producir marihuana para donar al Estado y que haya una entrega gratuita, que la gente no pague por esto”, concluyó el profesional de la salud.

Comentar
- Publicidad -