Medina: “A nosotros nos duele ver a nuestro hijo así”

Padres reiteran el pedido de mayores controles y estrategias para evitar que se siga utilizando pirotecnia en la ciudad ante la afectación que tiene en niños con distintas patologías. Recuerdan que está prohibido el uso de manera que la gente debe ser consciente de esta situación.

Como lo indicaba el espíritu de la ordenanza de pirotecnia cero, la decisión adoptada por los legisladores tenía que ver con la necesidad de dar respuesta a aquellos niños y familias que no disfrutaban las fiestas por transformarse en un calvario para ellos por los estruendos de manera que desde 2017 en Comodoro se encuentra en vigencia la prohibición de la comercialización y uso de este tipo de artificios.

Sin embargo, de manera clandestina continúa la venta de estos productos y pese a las advertencias la comunidad continúa utilizando los mismos pese a los perjuicios para con el resto de sus propios vecinos.

En diálogo con Crónica, Omar Medina, papá de un niño de 13 años que cuenta con déficit de atención, hiperactividad, epilepsia refractaria y leucomalasia, relató la difícil situación que atraviesan durante las fiestas de fin de año dado que si bien su hijo no cuenta con autismo, las distintas patologías hacen que tenga sensibilidad auditiva.

“Tiene mucho miedo a la pirotecnia, nosotros años anteriores nos íbamos a los kilómetros a la casa de mi cuñado donde no se escuchaba nada pero este año por la pandemia lo pasamos en nuestra casa en Abel Amaya y tiraron muchas bombas de estruendo, mi hijo se pone mal, llora y no lo podemos contener. A nosotros nos duele ver a nuestro hijo así, nos duele el corazón, entonces queremos que la gente tome conciencia y no tire fuegos artificiales” expresó Medina, y añadió: “no estamos en contra del uso de productos luminosos pero sí de todo lo que provoca estruendo porque puede causarle además convulsiones, una vez que se pone así es difícil que vuelva a estar calmo” señaló.

De esta forma, mencionó que también se necesita que se avance sobre multas a quienes hacen uso de artificios, que se cumpla la normativa y que se hagan controles para evitar que la gente traiga desde otros puntos pirotecnia como actualmente lo hacen; “mi hijo no disfruta las fiestas y nosotros tampoco, por eso necesitamos que se garantice el cumplimiento de la ordenanza” concluyó.

Coordinar acciones

Por su parte Roxana Chodil, madre de un niño con autismo manifestó que “nos gustaría que la gente tome consciencia del daño que hacen a los chicos con hipersensibilidad auditiva como a las mascotas, los abuelos, los bebés, enfermos, una lista grande de quienes sufren la pirotecnia. Si hace tres años está prohibida la pirotecnia queremos que respeten la normativa” dijo, y agregó: “en el barrio donde vivo, Kilómetro 12, desde principios de diciembre están utilizando pirotecnia, en el barrio Isidro Quiroga donde pasé Navidad con mi mamá también sucede y en muchos barrios, vimos camionetas que pasan vendiendo pirotecnia, en redes sociales también, entonces queremos que la venta clandestina se termine y empiecen a respetar al otro”.

De igual manera, consideró “muchos dicen son dos minutos que metés al nene o al perro en el baño pero no es así; desde los primeros días están con la pirotecnia, pedimos empatía, que dejen de ser egoístas y respeten esto; Defensa Civil solamente no puede sola con esto”.

Ante ello, Chodil remarcó que existe además de la normativa local una provincial que prohibe el uso de artificios, motivo por el cual sería prudente coordinar acciones con la Policía del Chubut para los controles. “Al que le toca la pasa muy mal; mi hijo tiene 13 años, me gustaría que pase una fiesta tranquilo pero se tiene que ir a dormir antes para no escuchar la pirotecnia. Como muchos nenes así se autoagrede, llora, entra en crisis, no saben todo el mal que le producen a un nene con autismo. Los animales entran en pánico también y muchas personas, pedimos que se respete la ley y denunciar la venta clandestina” finalizó.

Comentar
- Publicidad -