Manejaba alcoholizado y chocó a varios vehículos frente al hospital

Un joven de 23 años provocó un accidente la madrugada de ayer cuando circulaba a alta velocidad por avenida Hipólito Yrigoyen, dañando cuatro rodados. Quisieron lincharlo y tuvieron que trasladarlo a la comisaría donde se comprobó que conducía alcoholizado.

Un importante accidente tuvo lugar poco después de la medianoche cuando un rodado Audi A3 dominio EGS-879 comandado por un joven identificado como Luciano Nicolás González de 23 años de edad, quien iba con una mujer de acompañante, embistió violentamente a cuatro vehículos, algunos de los cuales estaban estacionados. Según indicaron testigos, cruzó el semáforo en rojo pasando por uno de los laterales de la calzada pero el espacio reducido entre los rodados que aguardaban la salida y los que estaban aparcados hizo que inevitablemente colisionara.

El siniestro se dio frente al Hospital Regional y justamente algunos de los vehículos pertenecían a personal del nosocomio quienes se encontraron con la lamentable noticia de los daños en sus rodados mientras desarrollaban su labor, resultando con daños un rodado Ford EcoSport, una camioneta Toyota Hilux, un rodado Nissan y un Ford Fiesta.

Si bien no hubo que lamentar personas lesionadas de gravedad dado que algunos de los rodados carecían de ocupantes, una familia con menores tuvo que ser asistida en el lugar por personal del Servicio de Emergencias Médicas 107, al presentar náuseas y descompostura producto del mal momento vivido.

Además en el lugar actuaron efectivos de Seccional Primera de Policía por razones de jurisdicción, personal del área de Tránsito Municipal y Bomberos Voluntarios del Cuartel Centro.

A partir de lo ocurrido, propietarios de los vehículos involucrados en el incidente increparon al conductor que provocó el accidente de manera que, a fines de evitar que fuera linchado, fue trasladado a la dependencia policial donde procedieron a realizarle el test de alcoholemia correspondiente, arrojando resultado positivo con 1,35 gramos por litro de alcohol en sangre. En la ciudad rige la normativa de tolerancia cero de manera que se procedió al secuestro de la unidad, siendo trasladada al Corralón Municipal así como por carecer de la documentación pertinente, labrando las actas correspondientes.

Corredor

Según indicaron fuentes a Crónica, el joven desde su adolescencia corría carreras en karting, posteriormente pasando por categoría R12 y también picadas en el autódromo local, de manera que su actitud e imprudencia al circular a alta velocidad en zona urbana resulta aun más indignante para la comunidad y particularmente para los damnificados, quienes están evaluando accionar legalmente, porque si bien solo se trató de daños materiales, se podría haber lamentado víctimas fatales por las características del hecho.

“Fue un momento muy traumático para mí y mis hijos”

Una de las mujeres que resultó damnificada tras el accidente que tuvo lugar frente al Hospital Regional, provocado por un conductor alcoholizado, brindó detalles de lo ocurrido y lamentó que pese a lo sucedido el joven no expresara remordimiento.

Leer más  Chocaron a la altura de Cerro Dragón y fueron derivados al Hospital
Leer más  Una mujer chocó tres autos y se fugó

Tras el accidente que tuvo lugar frente al Hospital Regional, una de las damnificadas, quien viajaba junto a sus cuatro hijos menores de edad, relató a Crónica el momento vivido en medio del incidente y detalló que “esto empezó antes del semáforo del hospital, al lado nuestro estaba un hombre en otro auto y al lado de él el pibe este, el semáforo se puso en verde y se ve que este chico venía a alta velocidad desde lejos entonces ni alcanzamos a cruzar el semáforo cuando empezó a llevarse autos puestos” y añadió que “desde que empezó hasta que terminó no dejaba de girar y golpear autos, yo no sabía si frenar o qué hacer. Terminé arriba de la vereda del lado del hospital, un auto con otra familia del otro lado de la calle y él quedó cruzado en el medio, frenamos prácticamente todos juntos y quedó la polvareda”.

Asimismo, expresó que “fue un momento muy traumático para mí y para mis hijos, es muy difícil de explicar, creo que nunca maniobré tanto en mi vida, aceleraba y frenaba, no sabía si uno de mis hijos había salido por la ventana, no sabía si los golpes eran en mi auto porque solo se escuchaban ruidos, fue una cuadra donde no terminaba más de pasar”.

De esta forma, expresó que iban en familia, escuchando música y sus hijos mirando por la ventana, justo era el cumpleaños de uno de los niños y repentinamente sucedió el accidente.

Ante ello, dijo que una vez que corroboró que todos estaban bien descendió del rodado para encontrarse con otra situación también lamentable; “el pibe se reía en nuestras caras, no me di cuenta si estaba borracho o no, si se reía por nervios; solo agradecí a Dios que no nos pasó nada” manifestó y apuntó que “la chica no bajaba porque estaba adentro escondiendo algo al parecer, quizás venían tomando, mi hija bajó del auto vomitando, fue terrible”.

De este modo, la mujer consideró que “no hay víctimas que lamentar de nadie ni nosotros ni del pibe, pero como venía nos iba a matar a todos, él se reía y lo único que me dijo fue ‘agradecé que estás viva’; una soberbia, se cruzó de brazos y se quedó a un costado, bajaron tres o cuatro padres que iban con sus familias, otro con una persona mayor enferma indignados y el pibe solo hablaba del seguro” y continuó: “La policía llegó muy maleducada, estaban que nos metían a los autos y mandaban a dormir, se lo llevaron a él porque lo querían comer vivo y no le hicieron la alcoholemia frente a nosotros, se fue como un rey”.

Finalmente, agradeció al personal médico del 107 por la atención brindada; “nos revisaron a todos, a mis hijos e hicieron lo mismo en cada auto” mencionó.