Romero: “Estudiar medicina me parecía una buena forma de poder dar un servicio a la comunidad”

Este 3 de diciembre se celebra el Día Nacional del Médico y el Día Panamericano del Médico, establecido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). La fecha fue elegida en honor al doctor Carlos Finlay, nacido en Cuba el 3 de diciembre de 1833. Este médico decidió años a buscar la causa de la fiebre amarilla, algo que logró hallar en 1881.

Todo ese esfuerzo salvó millones de vidas. Ese espíritu pionero e innovador es el mismo que impulsa a buscar soluciones para mejorar la vida de las personas. El hallazgo de medicamentos requiere también de un esfuerzo continuo.

En honor al día del médico, este medio aprovechó la oportunidad para hacer algunas preguntas a un médico de Comodoro Rivadavia. En el clima actual de la atención médica, no solo son doctores, sino héroes.

“Decidí que iba a estudiar medicina en mi último año del secundario, a pesar de que el mismo tenía orientación perito mercantil. Me parecía una buena forma de poder dar un servicio a la comunidad”, comentó a Crónica Claudio Romero, médico general del Área Externa del Hospital Regional.

Al mismo tiempo y sobre qué le hizo seguir adelante durante el viaje para convertirse en médico, afirmó que “lo que me ayudó a seguir adelante en el estudio fue tener el apoyo familiar en el camino de formación médica”.

¿Recuerda su primer paciente y cuál fue la sensación que tuvo?

Continuando, agregó que “al terminar la carrera, rendí para la residencia médica de medicina general en la provincia, en la cual he tenido múltiples vivencias, pero donde lo que más rescato es el descubrir las diferentes realidades de los barrios. Me gusta ser médico ya que puedo resolver problemas de salud y médico general por el énfasis en la prevención y promoción de la salud y la posibilidad de trabajar con la familia”.

Rol durante la pandemia

Por último y al ser consultado por su rol durante la pandemia, Romero puntualizó que “se tuvo que adaptar la modalidad de trabajo y reorganizar el centro de salud, generando circuitos seguros de pacientes. El trabajo necesitó de la participación de todo el equipo sin el cual el mismo no se podría realizar (enfermería, odontología, trabajadoras comunitarias, administrativas y maestranza). Dejo un saludo a todos los colegas en su día y en especial a mis compañeros del Área Externa del Hospital Regional”.

Comentar
- Publicidad -