Cristina dio vuelta en una mañana la medida más analizada de toda la gestión

Foto ilustrativa.

El Presidente había creado una comisión que trabajó durante meses para hacer una nueva fórmula de actualización jubilatoria.

En una mañana, Cristina Kirchner dio vuelta una de las decisiones más estudiadas de toda la gestión de Alberto Fernández. Los senadores que le responden a la vicepresidenta suspendieron la reunión de comisión en la que se iba a debatir la fórmula de actualización jubilatoria que envió el Presidente al Congreso y un rato más tarde, en un breve comunicado, dieron vuelta todo.

Fernández había tomado pocos días después de asumir la decisión de suspender la fórmula de aumento jubilatorio que había diagramado el gobierno de Mauricio Macri. Lo hizo a través de un paquete de emergencia económica que envió al Congreso y fue su primera señal a los mercados, porque implicaba un fenomenal ajuste del gasto del Estado que en su momento fue muy celebrado por el mundo financiero.

Con aquella suspensión, además, el Presidente creó una comisión especial, integrada por el Gobierno, el Congreso y especialistas previsionales que se dedicarían durante meses a calcular una nueva fórmula para aumentar en el futuro las jubilaciones, pensiones y planes sociales.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, coordinó ese trabajo junto con la camporista Fernanda Raverta y el proyecto que se envió al Congreso, por supuesto, fue supervisado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que, al menos hasta el cierre de esta nota, había sido “empoderado” por el Presidente como decisor último en las cuestiones económicas.

Te puede interesar
Alberto Fernández negó una estatización del sistema de salud y propuso a los empresarios buscar alternativas para compensar a las prepagas

A los senadores que comanda Cristina, todo ese esquema les duró un rato, y el Gobierno quedó obligado a modificar su estrategia parlamentaria por segunda vez en dos días, ya que el martes había rediseñado todo el esquema de sesiones ordinarias del Congreso que había sido anunciado el lunes.

Episodios como este hacen pensar que es cierto lo que dicen los voceros del Gobierno cuando admiten que el Presidente y la vicepresidenta no hablan desde hace semanas, y también sugieren que la titular del Senado y sus operadores en el Congreso tampoco hablan con los ministros del Poder Ejecutivo para coordinar cuestiones tan determinantes en el Presupuesto Nacional como la fórmula con que se aumentarán las jubilaciones y los planes sociales en los próximos años.

Por si la incertidumbre no fuera suficiente, cuando se terminaba el día el Presidente definió en una reunión con Moroni y Raverta que incluirá una nueva modificación al proyecto que había enviado al Congreso de modo que los aumentos se hagan cuatro veces por año y no dos. Fuente: Clarín.

Comentar
- Publicidad -