Bornancini: “Esta vez nos tocó ser protagonistas de esta historia”

La pandemia dejó una serie de situaciones límite con secuelas positivas y negativas en la sociedad en general y más aun en quienes tuvieron un rol fundamental, los médicos, quienes pese al agotamiento no desistieron en sus esfuerzos.

Los médicos y todo el personal de salud en su conjunto tuvieron y tienen un lugar preponderante en medio de la pandemia y han logrado sortear serias dificultades producto de una situación nunca vivida por ellos.

“Sin lugar a dudas la pandemia nos ha generado más trabajo y todo un desafío, como médicos nunca pensábamos que íbamos a tener esta experiencia que venía siendo documentada de manera histórica, pero esta vez nos tocó ser protagonistas de esta historia” expresó Cristina Bornancini, directora médica del sanatorio de la Asociación Española y continuó: “Nos readecuamos a situaciones desconocidas, viviéndolo con temor lógicamente porque estábamos ante algo que no sabíamos cómo tratarlo, cómo se iba a manifestar en nuestra población y mucho menos cómo iba a resultar nuestro desempeño; ha sido muy complejo”.

Consultada sobre las labores concretadas, más aun en el momento de colapso por el pico de contagios que se dio en la ciudad, Bornancini expuso que “nos obligó a agudizar el ingenio, tuvimos que hacer un esfuerzo en lo personal y profesional para hacer frente a la demanda alta. Desde las autoridades e instituciones como en la que me toca desempeñarme se tuvo que hacer un gran esfuerzo para que los médicos tuviesen todos los elementos a su alcance para poder desempeñar sus funciones”.

Un orgullo

En la Asociación Española cuentan con un staff de 189 médicos aproximadamente de diferentes especialidades, pero en el marco de la pandemia, el requerimiento tenía que ver con la parte de terapias intensivas y manejo clínico de pacientes internados en sala general siendo acotado en este caso el número de profesionales, teniendo en cuenta además que muchos de ellos son compartidos con distintas instituciones de la ciudad.

“Esto conlleva un deterioro y agotamiento, además de enfermedades porque también sufren la pandemia, también tuvieron que aislarse. Por eso destaco el orgullo de tener esta profesión de médicos que nos ha tocado poner en evidencia y de compartir con colegas que han demostrado una actitud realmente valorable” remarcó Bornancini quien además recordó que “fue un día a día en cada sector y puesto de trabajo, siempre se le dio respuesta al paciente y jamás se notó la merma o falta de personal en torno a la atención. Esto se ha logrado con mucho esfuerzo de todos los trabajadores de salud, jamás se dejó de prestar o abrir un servicio sino que se abrieron más servicios, Nosotros tenemos una capacidad habilitada de seis camas y se llegó a once o doce”.

Pérdidas

Respecto a las bajas, la doctora manifestó que en la institución tuvieron la pérdida de una mucama con muchos años de trayectoria y de colegas que si bien no se desempeñaban en la actualidad fueron parte de la institución; “cada pérdida que se genera de cualquier trabajador de salud es muy sentida” lamentó al tiempo que manifestó que el hecho de no estar actualmente en “meseta” no implica que deban relajarse.

“Esto es cíclico, no tenemos que estar desatentos pensando que estamos en una calma, hoy podemos tener merma de pacientes internados y después duplicarlo o triplicarlo, si bien vemos estabilidad en la circulación, para nada podemos decir que estamos en calma” afirmó y agregó que “uno se tiene que manejar con la experiencia de Europa que ya lo han pasado a este ciclo y la situación se ha recrudecido más vigorosamente que el primer episodio”.

Balance y nueva normalidad

Finalmente, la directora médica hizo un balance en el cual indicó que la pandemia deja cuestiones negativas y positivas, entre este último ítem el trabajar en equipo, enfrentar un desafío y valorizó y rescató las actitudes humanas; “siento orgullo de trabajar con muchos profesionales a la par y haber tenido la oportunidad de verlos bajo otros aspectos, lo humano es lo más destacable” remarcó.

En cuanto a lo negativo, sostuvo que las pérdidas humanas, las situaciones límite y el manejo de la muerte y el entorno familiar fue complejo; “bajaron protocolos que hicieron que esto fuera deshumanizado” detalló con respecto a no poder ver a los familiares en estado crítico para poder despedirse; también mencionó que “existe una situación económica crítica que ha puesto a las instituciones al límite con costos altísimos que enfrentar”.

Así planteó que ahora resta “acostumbrarnos a pensar en la nueva normalidad, es lo que nos toca como humanos pasar y tener un aprendizaje” concluyó.

Comentar
- Publicidad -