Irán volvió a amenazar a Israel con un ataque “calculado y decidido” para vengar la muerte de su principal científico nuclear

Miembros de las fuerzas iraníes llevan el ataúd del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh en el Santuario del Imán Jomeini en Teherán, Irán, el 29 de noviembre de 2020.

El régimen persa profundiza la tensión en la región luego de la muerte de Mohsen Fakhrizadeh, considerado el padre de su plan atómico.

Irán dará una respuesta “calculada y decidida” al asesinato de su principal científico nuclear, dijo un alto asesor del líder supremo de Irán, mientras que un periódico de línea dura sugirió que la venganza de Teherán debería incluir un ataque a la ciudad israelí de Haifa. “Sin duda, Irán dará una respuesta calculada y decidida a los criminales que se llevaron al mártir Mohsen Fakhrizadeh de la nación iraní”, dijo Kamal Kharrazi, quien también es el jefe del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán, en una declaración.

Fakhrizadeh, sospechoso desde hace tiempo de ser el cerebro de un programa secreto de armas nucleares, fue emboscado en una autopista cerca de Teherán el viernes y abatido a tiros en su automóvil.

Los clérigos y militares de Irán han culpado a Israel de la matanza. En el pasado, Irán ha acusado a Israel de haber matado a varios científicos nucleares iraníes desde 2010. La oficina del primer ministro Benjamín Netanyahu se ha negado a hacer comentarios sobre el asesinato. Un ministro del gabinete israelí, Tzachi Hanegbi, dijo el sábado que no sabía quién lo había llevado a cabo.

Los medios de comunicación de línea dura iraníes pidieron el domingo una venganza. El diario de línea dura Kayhan, cuyo editor en jefe es nombrado por el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, pidió un ataque a la ciudad portuaria israelí de Haifa, si se demuestra el papel de Israel en el asesinato de Fakhrizadeh. “El ataque debe llevarse a cabo de tal manera que además de destruir las instalaciones, también cause graves pérdidas humanas”, escribió Saadollah Zarei en un artículo de opinión.

Sin embargo, los gobernantes de Irán son conscientes de las enormes dificultades militares y políticas de atacar a Israel, lo que complicaría cualquier esfuerzo del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, para revivir la distensión con Teherán después de que tome posesión del cargo el 20 de enero.

Israel puso hoy en alerta a sus embajadas por temor a represalias de Irán que le acusó de estar detrás de la muerte este viernes del prominente científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh en la provincia de Teherán, informaron medios israelíes.

Preguntado por Efe, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí respondió que “no comentan sobre asuntos relacionados con la seguridad”, igual que ayer la Oficina del Primer Ministro declinó manifestarse ante las acusaciones que le responsabilizan del asesinato junto a Estados Unidos.

Fajrizadeh murió en un ataque en la provincia de Teherán, tras al menos una explosión y un tiroteo contra su vehículo realizado por un número indeterminado de hombres armados. El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió hoy de que su país responderá “en el momento apropiado y de la forma adecuada”, al tiempo que acusó a Israel de querer “crear el caos”.

Por su parte, el líder supremo iraní, Alí Jameneí, ordenó a las autoridades del país castigar a los autores materiales e intelectuales del asesinato. Por el momento, las autoridades iraníes no han informado de arrestos relacionados con el ataque ni desvelaron si los autores murieron en el asalto.

Fajrizadeh era el jefe de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa, y fue considerado por los servicios de inteligencia occidentales como el líder del antiguo programa secreto para desarrollar armas nucleares. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había señalado en 2018 al científico como líder de un supuesto programa nuclear secreto, una semana antes de que Washington abandonara el pacto entre Irán y seis potencias para limitar su desarrollo nuclear.

El pacto, firmado en 2015 y conocido como JCPOA en sus siglas en inglés, está muy debilitado desde que Washington se retiró del mismo y volvió a imponer sanciones a Irán.

Fajrizadeh, de 63 años, era oficial de la Guardia Revolucionaria Iraní y profesor de física en la Universidad Imam Hussein de Teherán. Según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también ocupaba el cargo de científico superior del Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas y anteriormente había sido director del Centro de Investigación Física (PHRC).

Es considerado la fuerza motriz detrás del programa de armas nucleares en los últimos 20 años, y continuó liderando el trabajo en el área después de que la mayor parte del esfuerzo se disolviera silenciosamente a principios de la década de 2000, según las evaluaciones de la inteligencia estadounidense y documentos nucleares iraníes obtenidos por Israel. En estos informes se conoció que el programa nuclear era denominado oficialmente como Proyecto 111.

Otro documento interno iraní de 2007 filtrado al Sunday Times de Londres identificó a Fakhrizadeh como el presidente de la organización Field for the Expansion of Deployment of Advanced Technology (FEDAT), el nombre de portada de la organización que dirige el programa de armas nucleares de Irán. El documento, titulado “Perspectivas de las actividades especiales relacionadas con los neutrones en los próximos 4 años”, establece ese período de tiempo para desarrollar un iniciador de neutrones deuteridos de uranio.

“Utiliza varios apodos y aparentemente posee tres pasaportes con distintos nombres. Está casado y tiene tres hijos”, explicó Afshin Jam, activista de derechos humanos, político y miembro fundador de Peace and Humanity. Jam escapó de Irán durante los inicios de la revolución islámica en 1979 y actualmente reside en Canadá. “Su familia está involucrada en la importación de tecnologías avanzadas, incluyendo variedades de cámaras profesionales de grabación, personales e industriales para distintos propósitos”, agregó.

Su nombre apareció, por primera vez, en el radar del periodismo el 8 de julio de 2008 cuando se lo añadió a la lista de Nacionales Especialmente Designados (SDN) que mantiene la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La muerte coincide con los últimos días en la Casa Blanca del presidente estadounidense, Donald Trump, que ha liderado una política beligerante contra Irán y con Israel como socio principal en la región, antes de ser sustituido en enero por el demócrata, Joe Biden. Fuente Infobae.

Comentar
- Publicidad -