Piden a los concejales expedirse sobre el tema minero

Un grupo de integrantes de entidades sociales y propietarios de bienes raíces comenzó una “cruzada en defensa de los recursos naturales”, envió una nota al Concejo Deliberante donde solicitan que tomen postura al respecto del tema minero que se debate por estos días en Chubut, y proponen que se realice una consulta pública vinculante.

La nota ingresó ayer y en la misma expresan que creen necesario que los concejales “se expresen claramente de este tema ante quienes los votamos, porque es de vital importancia para avanzar en el desarrollo de la provincia y sus habitantes”.

Mencionan que en Comodoro el recurso petrolero aportó y aún aporta capitales tanto a las empresas como a erarios públicos, aunque señalan que “la distribución de los mismos a lo largo de todos los años en que se viene desarrollando la explotación, incluyendo todos sus vaivenes, no ha resultado del todo beneficiosa”. También indican que los funcionarios deben publicar todos los actos de gobierno respecto al tema petrolero, así como la información del destino de los fondos en dólares de los últimos préstamos recibidos con garantía hidrocarburífera, gestores financieros, entre otros.

Los vecinos indican que la provincia puede proponer el esquema y marco económico más conveniente en beneficio de los ciudadanos y que todos los órganos deliberativos de cada localidad se deben expresar. En esta línea, proponen realizar “una consulta pública provincial vinculante, ya que la enajenación de recursos naturales no renovables también repercutirán en las futuras generaciones, por lo que se hace necesario la participación de toda la ciudadanía”.

Concejales que tomaron postura

No es la primera vez que los ciudadanos exigen tomar postura a los ediles, aunque hasta el momento en Comodoro no se han expedido sobre el tema.

Los cuerpos legislativos que se pronunciaron contra la minería y a favor de la iniciativa popular son de las localidades de Río Pico, Trevelin, Cholila, Esquel, Epuyen, Rawson, Lago Puelo, Puerto Madryn, José de San Martin, El Hoyo, Puerto Pirámides.

Mientras que por otro lado, hay intendentes de la meseta central que apoyan la explotación minera como es el caso de Gastre, Paso de Indios, Telsen, Gan Gan, Las Plumas, Paso del Sapo y Lagunita Salada.

Investigadores y docentes universitarios rechazaron la minería

En la Legislatura chubutense se dará tratamiento a dos proyectos de ley sobre megaminería y en los últimos días se realizaron múltiples manifestaciones de vecinos, agrupaciones, instituciones y diferentes sectores sociales al respecto del tema.

Entre quienes se posicionaron públicamente en contra de la explotación minera se encuentran la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) Filial Valle del Chubut, el Colegio de Trabajadores Sociales del Chubut, los becarios de Ciencia y Técnica, El Sindicato de Salud Pública (SISAP), la Universidad Nacional de la Patagonia y el CENPAT-CONICET.

Mil firmas de universidades

La Universidad Nacional de la Patagonia hace dos años se pronunció en contra de la minería y en esta oportunidad hicieron un llamado a investigadores y docentes universitarios para apoyar la segunda Iniciativa Popular, en donde lograron reunir un total de mil firmas en diez días.

Los firmantes pertenecen a universidades nacionales y de otros países del mundo, siendo algunos reconocidos especialistas en problemáticas socioambientales como Carlos Walter Porto-Gonçalves, Arturo Escobar, Enrique Leff, Maristella Svampa, Gabriela Merlinsky, Mariano Féliz, Lucrecia Wagner, Julio Gambina y Horacio Machado Aráoz.

También destacan que a nivel provincial muchos profesionales “vienen investigando los impactos que las industrias extractivas tienen en nuestra región y los peligros que supone la habilitación de nuevas actividades de este tipo”.

Apoyo a la iniciativa

En el documento destacan que la actividad “no cuenta con licencia social y que es rechazado por múltiples sectores de la comunidad” y destacan que la iniciativa popular “es un hecho importantísimo, porque se trata de una modalidad de democracia participativa que solo fue efectuada en dos ocasiones en la historia de Chubut: en 2014, cuando se presentó la primera Iniciativa Popular contra la Megaminería, y ahora, con la Segunda Iniciativa Popular”.

En otro orden, denuncian que “nos encontramos en un contexto de atropello a la democracia, en una clara muestra del control y presiones que se ejercen desde las esferas de poder que buscan instalar la megaminería, desconociendo por completo las expresiones del pueblo” y señalan que desde el gobierno “se impulsan discursos de odio y se criminaliza a la ciudadanía movilizada por no apoyar las imposiciones centralizadas que buscan instalar la megaminería”.

Entre los motivos, además de la defensa del agua mencionan que el proyecto minero no cuenta con el respaldo de un análisis exhaustivo de los aspectos sociales, económicos, ambientales y político-legales implicados.

“Será inevitable el impacto en la salud de la población”

La Sociedad Argentina de Pediatría, filial del valle de Chubut, expresó su rechazo a la megaminería metalífera a cielo abierto con utilización de sustancias toxicas, dado que no hay garantías que no generará contaminación y enfermedades.

En este sentido mencionó que las sustancias utilizadas quedan junto a los restos en diques de cola que se filtran a las napas de agua subterráneas y tampoco hay posibilidad de controlar los drenajes ácidos lo que genera contaminación del agua, el aire y la tierra.

En esta línea explican que el proyecto Navidad utilizará en total 110 litros por segundo de agua y teniendo en cuenta que el Río Chubut sufrirá una disminución de su caudal en los próximos años, consideran que es fundamental cuidarlo. “Es un derecho humano porque sin agua no podemos vivir. Razón por la cual, como médicos nos oponemos a cualquier actividad que la ponga en riesgo para esta y las futuras generaciones” indicaron.

También mencionan que se utilizan 30 toneladas de explosivos por día que quedarán en el ambiente y serán diseminados por el viento hacia otras ciudades, con lo cual advierten: “será inevitable el impacto en la salud de la población, principalmente en patología respiratoria, de piel y mucosas” y señalan que atendiendo el principio de prevención: “no podemos ni queremos arriesgar la salud de nuestros niños”.

Sindicato de salud pública

Desde el sindicato de Salud Pública (SISAP) también rechazaron la actividad megaminera por causas relacionadas a la salud de la población. Al respecto señalan que “la plata y el plomo viajan en partículas diminutas por toda la región, como así también los materiales radioactivos de la minería uranífera”. En el caso del plomo no pierde su toxicidad con el tiempo, es fácilmente captado por el cuerpo siendo absorbido por la sangre y los tejidos blandos como el hígado, riñones, la médula ósea y el sistema nervioso central, con efectos nocivos para la salud. Señalan que los niños absorben el 50% del plomo que entra a su cuerpo y los adultos entre el 10 y el 15%, así como puede afectar a embarazadas y sus bebés.

Por otro lado, se usa cianuro para extraer poro, plata, cobre y zinc, en este caso la sustancia entra al organismo de manera respiratoria, dérmica, conjuntival y digestiva, y la intoxicación crónica produce síntomas cardiovasculares, respiratorios, neurológicos, gastrointestinales, dermatológicos y endocrinos. Durante la lixiviación también se liberan metales pesados como el arsénico que causa distintos tipos de cáncer.

Comentar
- Publicidad -