Otorgan arresto domiciliario a uno de los imputados por el robo al Locutorio Alcorta

El pasado sábado ante un juez y el domingo ante dos, se concretaron respectivas audiencias de revisión de la prisión preventiva relacionadas al robo agravado del “Locutorio Alcorta” por un hecho acontecido el pasado 19 de septiembre del presente año, que tiene como imputados a Santiago Ferrin, Diego Acosta y a Nicolás Méndez.

Presidió la primer audiencia Mariano Nicosia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cristian Olazabal, funcionario de fiscalía; en tanto que la defensa de Acosta fue ejercida por Lucía Pettinari, defensora pública; la de Ferrin por Alicia Dramesino y la de Méndez por Guillermo Iglesias, abogados particulares de los mismos. La segunda audiencia de revisión, ante dos jueces, fue integrada por Miguel Caviglia y Mónica García.

El representante de fiscalía solicitó en la primer audiencia se mantenga la prisión preventiva de los tres imputados por 10 días, e igual plazo de investigación. Esto en virtud que el sábado vencía el plazo de investigación, por lo cual solicitó una prórroga de dicho plazo por 10 días. Aún restan medidas de investigación, argumentó el funcionario explayándose sobe dichas medidas. Hubo un concierto de voluntades para concretar el hecho entre los imputados Ferrin y Acosta; y que Méndez accedió a colaborar en él, prestando una colaboración sin la cual los otros dos imputados no lo podrían haber cometido. Persisten los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento, por las características graves del hecho y cuya pena mínima, en caso de recaer condena, será de cumplimiento efectivo. Peligro de entorpecimiento ya que su soltura podría influir sobre los testigos en el juicio.

La defensa de Acosta se opuso a la prórroga solicitada por el representante de fiscalía y también de la extensión por el mismo término de la prisión preventiva de su pupilo. La prórroga fue pedida en base a una declaración del coimputado Méndez, para evacuar esto, y no a partir de la propia investigación de fiscalía, adujo la defensora. El proceso está terminado, entonces no hay riesgo de entorpecimiento, agregó. Solicitando el arresto domiciliario de Acosta.

La defensora de Ferrin se opuso también a la solicitud de prórroga del plazo de investigación. Asimismo solicitó el arresto domiciliario de su defendido porque “ya se cauteló el proceso y no existe peligro de fuga”, esto se desprende del Informe social presentado. Tampoco a su entender existe peligro de entorpecimiento. Con prohibición de contacto con los testigos y la víctima.

Te puede interesar
Un marinero le robó cinco mil dólares a su expareja y los escondió en un barco

El defensor de Méndez acotó que él “no estaba en la fase ejecutiva del hecho, no ideó el plan, tampoco tuvo un aporte intelectual”. Entendiendo que “la prórroga no tiene justificación, por lo cual debe rechazarse”. También requirió la detención domiciliaria de su defendido Méndez con tobillera electrónica, ya que no existe ningún peligro procesal, ni de entorpecimiento ni de fuga.

Finalmente el juez penal resolvió autorizar la prórroga de la etapa de investigación por diez días, asimismo autorizar la prórroga de la prisión preventiva sobre los tres imputados Acosta, Ferrin y Méndez por el mismo término de tiempo, en base a la existencia de los peligros procesales.

Audiencia de revisión por dos jueces

Las defensas de Ferrin y de Méndez solicitaron la revisión de la decisión del juez natural por dos jueces distintos para volver a plantear el arresto domiciliario de sus defendidos. Por su parte el representante de fiscalía sostuvo su pedido de mantener la medida de coerción que pesa sobre los imputados por 10 días. Finalmente con el voto del juez Caviglia en favor de otorgar el arresto domiciliario al coimputado Méndez y la disidencia de la jueza García (que se mantenga su preventiva), se dio intervención a un tercer juez, Martín Cosmaro, quién resolvió el arresto domiciliario de Méndez con tobillera electrónica.

El lícito contra la propiedad investigado

El hecho investigado acontece el 9 de septiembre de 2020, siendo las 09:15 hs. aproximadamente cuando Diego Ferrin y Santiago Acosta, arribaron a la calle Malvinas a bordo del vehículo Fiat Fiorino, con logo “La Ronda”, el cual estacionaron. Descendieron del vehículo por la puerta del acompañante y se dirigieron caminando hasta el local comercial “Locutorio Alcorta”, sito en calle Figueroa Alcorta y Malvinas, de esta ciudad. Ingresaron al local, lugar donde se encontraba atendiendo la víctima, se dirigieron hacia el sector de la caja registradora, seguidamente Acosta se alejó de ese sector para dirigirse hacia donde se encuentran las heladeras de donde sustrajo dos botellas de cerveza marca Patagonia; mientras Ferrin se dirigió hacia la parte trasera del mostrador, posicionándose al lado de la víctima, donde extrajo de su campera una arma de fuego tipo pistola marca Bersa, calibre 9 mm y le manifestó “dame toda la plata o si no te voy a tirar en la cabeza”, cargando en ese momento el arma de fuego, cayendo al suelo un cartucho a bala punta encamisada de calibre 9mm.. Ante ello la damnificada le indicó donde se encontraba el dinero, el cual sustrajo Ferrin y se lo coloco en uno de sus bolsillos, sustrayendo también, retirándose ambos del lugar con las dos botellas de cerveza marca Patagonia y una importante cantidad de dinero en efectivo, ascendiendo al rodado Fiat Fiorino y dándose a la fuga del lugar.

Te puede interesar
Julián Carrizo: “Universitario sueña con anclarse en el barrio Castelli”

Tanto para la comisión del hecho como para los momentos posteriores del mismo, Ferrin y Acosta tuvieron la cooperación esencial de Nicolás Méndez, quien les aporto la información del comercio damnificado, les facilito su arma y el vehículo que esa mañana tenía a su cargo, elementos esenciales para la comisión del hecho; participación que se
extendió en el reparto del botín obtenido; toda vez que en el allanamiento practicado el mismo día 19 de septiembre de 2020 en el domicilio donde reside Nicolás Méndez, sito en calle Catamarca, se procedió a la detención de Ferrin y Acosta, encontrándose presente Méndez, hallándose parte del dinero sustraído, en los bolsillos de Ferrin, de Acosta y de Méndez. En dicho domicilio también se secuestró el vehículo Fiat Fiorino oculto en el patio de la vivienda, hallándose en su interior, un cargador de 9 mm, marca Bersa color negro, conteniendo 4 cartuchos a bala, las prendas de vestir utilizada en el hecho por Ferrin y asimismo se secuestró, en uno de los dormitorios de la planta alta dos armas de fuego, siendo una de ella una la pistola marca Bersa calibre 9 mm, de la cual Nicolás Méndez es legítimo usuario.

Calificando jurídicamente el mismo como “robo agravado por el uso de arma de fuego”, en calidad de “coautores” para Ferrin y Acosta y de “partícipe necesario” para Méndez.

Comentar
- Publicidad -