Cómo es el camino de la pesca artesanal de centolla en Comodoro

Lucas Salas, pescador artesanal, en diálogo con Crónica se refirió a cómo es el camino de la pesca artesanal de centolla en Comodoro. Con trampas ubicadas a aproximadamente 6 millas de Caleta Córdova, este recurso se vuelve un sustento familiar.

“El camino de la pesca artesanal viene desde mi abuelo que era pescador artesanal en Chile. Con su familia arribaron a las costas de Caleta Córdova y la actividad fue pasando de generación en generación. Somos la tercera generación de pescadores artesanales, aprendí el oficio por mi padre y hace más de 30 años que me dedico a esto. También fui marinero y luego de que se fueron las plantas en el barrio comencé a efectuar la pesca artesanal de centolla, merluza y pez gallo en lanchas”, comentó primeramente.

En este sentido, detalló que “prácticamente estoy en la pesca artesanal desde toda la vida. Me crié con mi padre que era pescador artesanal y es algo que siempre lo vi. Desde muy chicos con mis hermanos siempre nos llevaban a trabajar y en una familia humilde, más allá de estudiar, teníamos que laburar”.

Uno de sus hijos sigue sus pasos

Al mismo tiempo, Salas puntualizó que uno de sus hijos sigue sus pasos. “El más grande es quien colabora conmigo y me ayuda un montón, a su vez estudia, pero esto es un método de aprendizaje, no de la forma que yo lo hice porque en sus años no nos quedaba otra que trabajar porque para salir de Caleta Córdova era difícil”.

Te puede interesar
La Feria Frutos del Mar volvió a recibir clientes en su predio de Caleta Córdova

Mar impredecible

Continuando y al ser consultado sobre el mar, afirmó que “el mar es siempre impredecible. Es un gigante que en realidad uno nunca sabe cuándo está lindo o feo. Pocas veces el mar está lindo y planchado, pero es muy peligroso ya que el agua es muy fría, pero siempre lo tratamos con mucho respeto. No es como la tierra firme”.

Sustento familiar

Por otro lado, Salas recordó que la pesca artesanal es el sustento familiar. “Gracias a Dios y a la enseñanza de mi viejo puedo criar a mis hijos. Aparte de ser el sustento familiar mío, es el sustento familiar de muchas familias porque acá en Caleta Córdova somos tres o cuatro pescadores artesanales que nos dedicamos a esto y a su vez deben haber entre 30 o 40 familias que viven de este recurso ya que el pescado se procesa, se vende y se elaboran comidas”.

Trampas

Con respecto a las trampas de centolla, Salas dijo que las mismas se encuentran ubicadas a 6 millas de Caleta Córdova “y es una forma de pescar bien artesanal porque nosotros no rompemos el ecosistema ni el mar como lo hacen las redes de arrastre. Somos pescadores artesanales que respetamos la naturaleza del mar y los permisos de pesca deben ser otorgados para la gente oriunda de cada zona, ya sean pescadores artesanales, marineros o que se hayan dedicado a la actividad hace mucho tiempo”.

Te puede interesar
La Feria Frutos del Mar volvió a recibir clientes en su predio de Caleta Córdova

Apoyo político

Por último, enfatizó que “cuando fue el derrame de petróleo las Naciones Unidas nos pagaron las indemnizaciones y nos declararon como pescadores artesanales. O sea que en otras partes del mundo sí nos aceptan como tales y acá en Comodoro Rivadavia hacen la vista a otro lado y no dan los permisos de pesca que nos pertenecen. Necesitamos un apoyo político para solucionar este tema y trabajar de la mejor manera. Tenemos la idea de hacer un mercado concentrador, donde todos los barcos artesanales de Caleta Córdova lleven su materia prima fresca y venderla al público”, concluyó.

Comentar
- Publicidad -