No aguantó las cuarentenas después de cada marea y terminó internado por un brote psicótico

Puerto Deseado, (C).- Un marinero que se hallaba aislado por tercera vez al ser declarado contacto estrecho de sus compañeros de buque contagiados de Covid-19, escapó de su aislamiento y en medio de un brote psicótico protagonizó una tentativa de hurto en un local de comestibles que concluyó con la feroz golpiza por parte de los dueños del comercio, la intervención de la policía y su posterior internación en el hospital.

El episodio que fue grabado por las cámaras del local y difundido en las redes sociales, rápidamente prendió todas las alarmas y puso en duda la eficacia del COE local en las estrategias implementadas durante la pandemia.

Es que el organismo integrado por autoridades sanitarias y funcionarios municipales fue blanco de todas las críticas por la manera en que se maneja el confinamiento en la ciudad portuaria.

“Han hecho de la pandemia un show”

“La cuarentena es para los laburantes, los funcionarios cogotudos y sus parientes siempre van a zafar, y lo que pasó con este muchacho es que por cada marea cumplida tuvo que hacer 14 días de cuarentena y eso enloquece a cualquiera”, razonó un trabajador marítimo al referirse al episodio que desató la intervención policial y la posterior internación del tripulante.

En diálogo con Crónica, el trabajador no se anduvo con vueltas a la hora de señalar que la principal fuente de contagios del coronavirus en la localidad “no se dio a través de los trabajadores sino de los políticos: ellos nos contagiaron”, disparó.

Te puede interesar
Se les disparó el arma dos veces y resultaron heridos en sus manos

Y sumó: “Han hecho un show de la pandemia y todavía tenemos que escuchar a un zapallo decir que está bien que no se habiliten las reuniones sociales”, fustigó.

En tanto el suegro del marinero internado aseguró que el muchacho no estaba en su sano juicio cuando intentó llevarse del local de comestibles, una gaseosa y dos energizantes.

Pidió disculpas al dueño del negocio enclavado en el popular barrio Las 330 y se ofreció a pagar un resarcimiento por los daños causados. “Mi yerno no es un delincuente, estaba mal, pido disculpas por todo lo ocurrido, se dañó un celular y lo vamos a pagar, pero ahora mi yerno está internado y esperemos que pronto se ponga bien”, dijo en una entrevista por la radio FM Desiré.

Comentar
- Publicidad -