Nuevo caso sospechoso de hantavirus complica la situación en la cordillera chubutense

Si bien aún resta tener el resultado cierto del Instituto Malbrán, donde se solicitó un análisis de las pruebas tomadas a la paciente, se confirmó que una joven de 19 años debió ser ingresada al sector de terapia intensiva del hospital de Esquel, con signos probables de haber contraído hantavirus, enfermedad endémica de la región cordillerana.

Pese a la confirmación médica de la internación de la joven en el sector de terapia intensiva “en delicado estado con asistencia mecánica”, al menos hasta la jornada del domingo no había confirmación oficial del caso pero, pese a ello, se puso en marcha el protocolo que fija un esquema de acción sanitaria a partir de la sospecha, tanto para la paciente como en el control de amigos y familiares para determinar contactos estrechos y proceder a los aislamientos correspondientes.

Además de ello, también se procede a realizar un relevamiento ambiental con el objetivo de capturar roedores, lo que permitiría determinar la fuente de contagio en el Parque Nacional Los Alerces situación que, de confirmarse el lugar de contagio, se transformaría en un agravante a la ya delicada situación que sobrelleva la zona, particularmente el sector turístico, por la pandemia Covid-19, en momentos en que se vuelve a habilitar la recepción de visitantes.

Señalándose que el último caso registrado en la zona fue en Lago Puelo, con una mujer que falleció el 24 de octubre, se recordó que el hantavirus se transmite por el contacto con la orina, saliva y excretas de roedores infectados con dicho virus. También puede transmitirse de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril (primeras 48 a 72 horas). Los síntomas de hantavirus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en etapas avanzadas dificultad respiratoria.

Comentar
- Publicidad -