Un trabajo que aporta sugerencias para enfrentar la problemática de perros sueltos en la ciudad

Mientras se sostiene el reclamo por la cantidad de perros sueltos en la ciudad, lo que ha derivado en una serie de reuniones y la presentación de varios proyectos con medidas sugeridas para oficializar a través de ordenanzas, Gustavo Moreno y Elizabeth Bauer han elaborado un amplio anteproyecto que, de hecho, ha servido parcialmente para diferentes presentaciones realizadas al Concejo Deliberante con el fin de buscar una solución paliativa a la proliferación de animales en los barrios de la ciudad, lo que ha generado situaciones de alto riesgo para la vida humana.

Con un amplio trabajo de campo, el joven matrimonio ha cosechado innumerables conocimientos sobre reacciones, controles y medidas para tranquilizar animales más agresivos, todo lo que ha quedado plasmado en el proyecto propio que cuenta con siete capítulos de amplio contenido pedagógico y uno más, proponiendo el contacto directo del vecino con el Centro Municipal de Salubridad Animal, área propuesta para contener todo la política municipal sobre el tema.

En la búsqueda de soluciones una problemática creciente, que solo ha tenido decisiones parciales y por ello no han sido del todo satisfactorias, el anteproyecto contiene los 30 años de experiencia de trabajo de campo con mascotas y un amplio conocimiento sobre legislación nacional e internacional, algunas de la cuales que podrían sumar acciones a las que ya están expresadas en la Carta Orgánica Municipal.

El aporte, amplio y extendido -explicado en cada uno de sus puntos-, abarca desde la concepción de mascota, sus cuidados, las condiciones de un tenedor responsable, espacios acordes a las necesidades del animal que se tenga, la forma en que debe ser paseado en lugares autorizados, para evitar que se transforme en una amenaza para terceras personas, la necesidad de áreas municipales de control o asistencia y, en definitiva, lo fundamental para crear con los animales, un ámbito de convivencia en el marco de una sociedad ordenada que asegura la salud pública veterinaria, el medio ambiente, seguridad e higiene.

En lo que respecta al Estado, el proyecto también aporta sugerencias para diferentes normativas ya que, orgánicamente, es el encargado final de generar políticas públicas, normas adecuadas para mejorar la calidad de vida de las personas y de los animales en pos del bien común que, en definitiva, ayuda en el avance ordenado de la sociedad toda.

La presentación del proyecto realizado al Concejo Deliberante pero que ha sido compartido parcial o totalmente con asociaciones vecinales, escuelas, centros barriales y con algunos de los propios legisladores municipales, según señala Gustavo Moreno “solo pretende realizar un aporte consciente y coherente con décadas de trabajo y de investigación sobre legislación existe -y con varios proyectos interesantes que no lograron plasmarse en ordenanzas o leyes-, en favor de lograr regular sobre el tema y lograr una solución en etapas, a la grave problemática que se presenta en cualquier lugar de la ciudad por la cantidad de perros sueltos”.

Comentar
- Publicidad -