Jubilados y pensionados provinciales con paciencia agotada y pensando en endurecer los reclamos

El sector pasivo de jubilados y pensionados provinciales están más que intranquilos y la situación se va poniendo cada vez más tensa al no cobrar sus salarios y parte del medio aguinaldo.

Muchos de ellos han expresado en forma dramática sus situaciones personales que se han viralizado a través de grupos de whatsapp y que están llevando a pensar en tomar decisiones mucho más drásticas que realizar marchas pacíficas por reclamos en calles céntricas.

Uno de esos audios detalla la triste situación que padece por estos días un policía retirado afectado de Covid-19: “Estoy atravesando una enfermedad que no sé si acabará con mi vida, me estoy cagando de hambre, no tengo para pagar los intereses que me vienen de las tarjetas, no tengo para pagar la luz ni el gas, he cobrado para pagar deudas, me metí en un préstamo porque nunca pensé que íbamos a pasar una situación como esta que estamos pasando”.

“Sabemos que cuando vas con la parte pasiva a realizar los reclamos no pasa nada de nada, pero cuando lamentablemente vas con violencia conseguís todo, cuando apretás a la ciudadanía ahí recién conseguís algo”.

“No tengo plata ni para mis remedios, estoy en estado desesperante, trabajé 33 años y solo me están pagando 30, me encuentro como todos mis compañeros en un estado desesperante, sé que me pueden sancionar, pero no quedará otra que tomar medidas drásticas, yo los apoyo en esto, pero no los puedo apoyar físicamente por no estar en condiciones” expresaba con una voz por momentos entrecortada por la situación límite que está atravesando.

“Las marchas pacíficas no están conduciendo a nada”

Héctor Dante Rocha es un referente, lo fue siendo activo cuando en octubre de 2005 hubo una huelga importante en la provincia por parte de la Policía cuando en aquel entonces estaba de jefe de la fuerza el comisario general (r.) Juan Luis Ale, y por estos días también se ha expresado.

“Hemos venido manifestándonos en forma bastante pacífica por el centro de la ciudad, pero todo tiene su límite y muchos de los jubilados, retirados y pasivos están muy intranquilos y por parte del gobierno no demuestran que nos vayan a pagar en tiempo y forma” señalaba Rocha a un medio radial local, agregando que: “Hay quienes están pagando préstamos y cuando van a cobrar se los comió todo el banco, además está todo esto del Covid-19 y la incertidumbre de qué va a pasar al no cobrar sus salarios y no hay forma de que sus familias los puedan recibir (judiciales, bancarios y municipales, entre otros) van a plantear la situación ante representantes gubernamentales. “Hemos presentado petitorios y la delegada acá nos ha recibido, pero en Rawson hacen oídos sordos” declaraba entre otras cosas, Héctor Dante Rocha.

Lo cierto es que la preocupación, la incertidumbre y la bronca va en aumento e incluso preocupación por lo sucedido a algunos que se han manifestado en las calles y que llevaban pancartas en las marchas y luego hubo atentados contra sus vehículos personales, como intentos de incendio o cubiertas tajeadas.

El próximo martes 17 de noviembre puede ser una fecha de tomar decisiones que peguen fuerte a la región o, al menos, a esta parte de la castigada zona central de la Patagonia: se habla incluso de tomar la playa de tanques o cortar rutas. Todo depende de las respuestas concretas que pueda brindarles el gobierno provincial.

Comentar
- Publicidad -