La problemática de los “perros sueltos” en la ciudad continúa reuniendo a funcionarios y vecinalistas

Como uno de los sectores más cercanos a la problemática de los “perros sueltos” en la ciudad –ya que no solo son callejeros sin dueños-, vecinalistas comprometidos con la situación volvieron a concretar un encuentro, en este caso con el viceintendente Othar Macharashvilli, quien escuchó la necesidad de los diferentes barrios, tomó conocimiento de diferentes proyectos y reconoció, a su vez, la necesidad de que el municipio se involucre de una manera más activa en la búsqueda de soluciones.

En esta ocasión asistieron al encuentro vecinalistas de los barrios Moure, Ceferino y Stella Maris, quienes presentaron proyectos y pormenorizados informes sobre lo trabajado como referentes barriales atendiendo a sus vecinos afectados por la situación, muchos de ellos afectados directamente ante algún ataque al circular por la vía pública, recalcando la necesidad de condiciones adecuadas para los dispensarios y las unidades de rescate en diferentes sectores del ejido municipal.

Por su parte, el viceintendente reconoció que ha faltado, desde el municipio, una participación mayor con decisión y efectividad en el tema, reconociendo que la ”emergencia está” y debe trabajarse en una ordenanza y un plan de acción atendiendo el pensamiento de la gente que está en los barrios sufriendo diariamente el flagelo que atenta contra su calidad de vida.

Valorando la seguridad y salud de los habitantes de la ciudad, el funcionario señaló que está de acuerdo con una prueba piloto que, sin descuidar la vida y protección de los animales, prevé levantar los perros de la calle y trasladarlos al dispensario, agregando que se trabajará con los concejales observando el anteproyecto que elaboran previo a su aprobación y reconociendo el derecho a la intervención de los vecinalistas y a ser escuchados como conocedores de la problemática.

Precisamente, los referentes barriales proponen como primera instancia la castración masiva y un programa de publicidad que apunte a la capacitación y concientización, apuntando a la salud y la seguridad.

Además de ello, que ese programa se sostenga en el tiempo, asignar presupuesto para el dispensario que contemple estructura, personal y mantenimiento del mismo, una decisión política contenedora, el retiro de canes de espacios públicos, de los semáforos, CPB, bancos y escuelas, la posibilidad de crear una brigada con personal exclusivo para atender la problemática en los barrios y una campaña de concientización direccionada a los vecinos y a la tenencia responsable.

Comentar
- Publicidad -